Una tarde sin gran transmisión fue la primera de la feria en Dax, Francia, por culpa del lote de Domingo Hernández sin fondo ni raza.
Talavante vino con ganas y mucha torería pero el fallo a espadas le hizo perder una oreja a su primer toro y el triunfo. Álvaro Lorenzo dejó muy buena impresión con sus buenas maneras y El Juli estuvo inédito.

El Juli recibió al primero de la tarde de manera discreta antes de llevar el toro al caballo para un pequeño encuentro sin ponerle en suerte. Después de esta única pica, Alejandro Talavante realizo un quite muy suave al colorado que abría plaza. El Juli empezó su faena por la derecha obligando en exceso al toro. El cual se defendió soltando gañafones. Por la izquierda el toro tiene embestidas cortas reponiendo rápidamente hacia el Juli. Volviendo por la derecha el toro ya tuvo poco recorrido. Sin intentar mucho El Juli cogió la espada y lo mató sin emplearse realmente tras 3 intentos con una entera trasera y dos descabellos. Escucho una bronca.

Alejandro Talavante recibió al segundo de la tarde tras varias vueltas con su capote de seda templada. Sin dejarse ponerse en suerte el toro se fue solo al caballo dos veces donde fue picado atrás las dos veces. El toro estaba muy atento a todo y sobre todo al caballo que va saliendo, negando el quite de Álvaro Lorenzo. Alejandro empezó su faena suavemente con su muleta de terciopelo por la derecha, siguiendo por una serie de naturales muy templada. El toro padecía de cierta debilidad y poco recorrido pero Alejandro supo acomodarse artisticamente al toro dibujando una faena suya por ambos pitones. A la faena le faltó emoción para redondearse. Alejandro lo mató de un bajonazo y un descabello.
Al salir del ruedo el toro recibe pitos mientras que Alejandro Talavante saludó desde el tercio recibiendo una ovación.

El tercero, colorado fue protestado de salida por su escaso trapío. Se lesionó el animal los cuartos traseros en el primer capotazo, obligando a la presidencia a devolverlo al toril. Salió el primer sobrero, un castaño con más cara. Vimos pocas cosas con el capote de Álvaro Lorenzo excepto las dos colocaciones para el picador. En el caballo, las dos veces el toro empujó sin meter los riñones recibiendo dos buenas picas en su sitio. La faena empezó realmente en la tercera serie cuando Álvaro por la derecha se cruzó y pisó los terrenos del toro. Siguió por la izquierda, lado por el cual el toro tenía más recorrido pero la faena quedó sin sabor por sosería. Álvaro hizo las cosas bien, con temple, pero sin picante por parte del astado. Álvaro Lorenzo concluyó la faena con una estocada entera eficaz que le permitió cortar una cariñosa oreja.

El cuarto de la tarde no dio opciones de lucimiento de capote para El Juli excepto su quite por chicuelinas y revolera entre la segunda y tercera pequeñas varas. El Juli estuvo más dispuesto que con su primero, muestra de ello fue su brindis al público. Comenzó la faena por derechazos poderosos a los cuales el astado respondió con mucha humillación. Por la izquierda El Juli pierde terreno con el gazapón cuarto pero el madrileño insistió hasta volver a ganar su sitio. El toro fue acortando su recorrido, perdiendo motor y defendiéndose soltando en exceso la cara. El público desconectó de la faena antes de que El Juli dejara una estocada entera trasera tras un pinchazo.

El quinto permitió poco lucimiento en el tercio de varas y con el capote se salió suelto, sin fijeza. Juan José Trujillo saludó una ovación tras sus dos buenos pares de banderillas. Alejandro Talavante brindó su faena al público y la empezó con un toreo de rodillas en tierra. Prosiguió con la primera serie de derechazos de rodillas muy templada; provocando la música. Siguió la faena con sus dulces naturales. Continuó por ambos pitones alternando cambiadas, derechazos, naturales, cambios de manos de muy buena firma acercándose cada vez más, dejando una parte del público de pie. Acabó por estuarios arriesgados antes de matarlo de una estocada entera tras un pinchazo, un aviso y un descabello. Alejandro cortó una oreja al astado sin fondo.

El último de la tarde es el mejor presentado y el que sale con más fuerza y motor. Recibió dos picas sin realmente emplearse. Álvaro Lorenzo brindó su faena al público y la empezó en el centro citándolo de lejos por la derecha reduciendo la distancia poco a poco y con dulzura. Siguió por la izquierda templando mucho y bajando demasiado la mano, motivo por el que el burel perdió las manos. Álvaro decidió volver a la derecha pero ya el toro tenía mucho menos recorrido y se para en medio pase. La faena perdió mucho en transmisión y el toro ya no pasaba. Álvaro lo mató de una estocada entera muy en su sitio antes de un aviso. Ovación.

Ficha técnica:
Plaza de toros de Dax. Casi lleno
Tras el paseíllo se guardó un minuto de aplausos en homenaje a Iván Fandiño.
Tras el primer toro saltaron al ruedo tres espontáneos antitaurinos.
Corrida justa de presentación de Domingo Hernández
El Juli: algunos pitos y bronca.
Alejandro Talavante: saludos y oreja.
Álvaro Lorenzo: oreja y saludos.