La tercera de la feria de Dax, se lidiaron toros de Adolfo Martín, bien presentados pero de poco juego y poco fondo, que no dio opciones en una tarde larga y aburrida.

El primer toro en abrir la tarde fue recibido por larga de rodilla por Manuel Escribano. Con en el capote, el toro ya embestía de manera informal. en el caballo, no se empleó. Manuel Escribano puso tres pares de banderillas con poder, uno de ellos l violín por dentro arriesgado. Antes de empezar su faena la brindó al público. La empezó por la derecha. El astado tiene poco ritmo y poca carga. La faena fue compuesta por dos series diestras de poco peso y sin cruzarse. Lo mató por una entera y un descabello.

El segundo muy en el tipo buscó en escapar al salir al ruedo pero el dulce capote de Paco Ureña le interesó. El toro va dos veces al caballo rascando y sin real bravura. El toro se fijó en todo partudario del menor esfuerzo. Antes de empezar la serie el astado se lo piensaba mucho y una vez animado no finalizaba sus cargas. Por la izquierda el toro tuvo un pitón peligroso sin humillar. Mientrás Paco Ureña hizo lo posible en las reglas, cruzándose, el Adolfo no quiso colaborar rascando a lo largo de la faena. Lo mató tras una aviso y varios intentos escuchando una bronca. El toro recibió él también una bronca merecida.

Martin Escudero recibió el tercer de la tarde por verónicas firme. Lo puso en suerte dos veces cuya una vez de lejos. El astado vino al caballo sin real bravura saliendo solo. Desde el principio el astado cortó las trayectorias poniendo complicaciones en los dos primeros tercios. Martin Escudero brindó al público antes de empezar su faena por derechazos voluntarios. Desde el segundo serie em toro aunque pusiera la cabeza cortó sus cargas en media pase y perdió las manos varias veces. Con esas condiciones fue complicado para Martin Escudero llevar al público. Los dos primeros naturales estuvieron profundos y templados pero con el poco recorrido del astado no transmitieron. Y despues del segundo natural ya el toro se enteró de la presencia del hombre parándose y obligando a Martin Escudero tomar la espada para matarlo por una entera en su sitio. El astado escuchó pitos al arrastre y Martin Escudero un silencio.

El cuarto veleto corrió mucho al salir en el ruedo pasando por el capote de Manuel Escribano sin fijarse realmente. Fue dos veces al caballo sin empujar tomando pequeñas puyas. Manuel banderilló de costumbre dos veces. Por el tercio de banderillas el toro vino con velocidad lo que dio emoción al buen tercio de Manuel. Empezó su faena al centro por derechazos de buena firma, de lejos reduciendo la distancia; a los que contestó el astado con ganas. Pero muy rápidamente el toro perdio su carga. Por la izquierda el toro tuvo igual de ritmo pero pedía que se le hiciera las cosas bien. Al entrar a matar el astado tenía la cabeza a media altura pero Manuel lo mató al primer intento por una entera trasera caida. Manuel escuchó otro silencio.

Paco Ureña recibió al sexto de la tarde por verónicas templadas. Mientrás la gente pedía el cambio por el poco de juego del toro, Paco Ureña lo llevó dos veces al caballo para dos pequeños encuentros. Paco Ureña empezó la faena por la derecha pero el toro cargaba andando dudando entre la muleta y el hombre. El toro guardó la cabeza por arriba hasta el final. No quiso jugar en ningún mimenti. Fue complicado para Paco Ureña construir una faena con este toro pero él lo intentó todo por ambos pitones. Para concluir falló por la espada matándolo por una entera muy eficaz al tercer intento y escuchó un silencio.

El último de la tarde presentó bien igual que sus hermanos. Fue el único en empujar un poco al caballo en el primer encuentro mientras recibía dos pequeñas picas. El toro aunque no tuviera mucha carga tuvo más casta pero no tuvo ritmo ni ganas. Paraba en la cargas, buscaba a Martin Escudero, guardaba la cabeza arriba… su comportamiento complicó la tarea del matador. Lo mató por una entera caida eficaz. El astado escuchó una fuerte bronca y Martin Escudero un silencio.

FICHA DEL FESTEJO

Manuel Escribano: silencio y silencio
Paco Ureña: bronca y silencio
Martín Escudero: silencio y silencio

Fuerte bronca al ganadero Aldolfo Martín al final de la tarde.