Joaquín Galdós y su hasta ahora apoderado Antonio Sanz (Gerente de Campo Bravo), han decidido de mutuo acuerdo y de forma amistosa terminar la relación de apoderamiento.
Las dos partes agradecen estos meses de trabajo conjunto y se desean la mejor suerte para el futuro.