Arrancaba el paseíllo en la monumental de Las Ventas en el día taurino por excelencia, 15 de agosto, para una terna joven, y cada uno con sus diferentes circunstancias. Vicente dejó patente que pide paso, y con buenas formas haciendo el toreo clásico, Leal sigue igual de encimista y buscando la válvula del miedo en los tendidos, y Román…Lo de Román Collado, no es casualidad. Los pupilos de Joselito, con ese punto de emoción para el tendido, y al mismo tiempo un toro para el torero, y sobre todo hoy destacando el 5º y 6º

Vicente de salida se estiró por verónicas armoniosas. Mal picado el animal, lo acusó durante la el tercio de banderillas, y lógicamente en la muleta. Voluntarioso comenzó Iván la faena mientras el toro protestaba, signo clarividente de su falta de raza y casta. El animal al meter cara en la muleta la sacaba suelta mientras Vicente con la izquierda le sacó lo poco p mucho que tenía el zambombo de 600 kg. Terminó el torero la faena jugando con cercanías, para matar de pinchazo, estocada casi entera y golpe de descabello.

En el cuarto, y ante el intento de cuajar al toro Vicente con el capote, el desconcierto llegó en el tercio de varas que tuvo que ser picado en el caballo que guarda la puerta. Tras el desconcierto y el tercio de banderillas, Vicente no dudó y cogió la izquierda sin titubeos para torear. ¡Y lo hizo! Rápido conectó Vicente con el respetable toreado al natural, pero el animal, pronto dijo…»Vicente, hasta aquí hemos llegado» faena de corte clásico bien estructurada ofreciendo el pecho al toro y sin engaños… El respetable clamó el buen hacer, clasicismo, y concepto de Vicente. Pinchazo y estocada. (De oreja al no pinchar)

El segundo salió distraído, y peor picado que el primero. ¡Un desastre el tercio de varas! El tercio de banderillas, sin brillantez pero eficaz. Leal brindó al respetable antes de iniciar la faena con la derecha y sin probaturas. Pero poco pudo hacer el francés con un toro sin fondo y sin recorrido, excepto jugar con cercanías y meterse entre los pitones. El toro al echase al suelo, tuvo que ser apuntillado.

Con el quinto, Leal se enredó con el capote…En el caballo, fue picado correctamente al igual que banderilleado. Leal empezó la faena toreando en redondo de rodillas en el centro del ruedo con la derecha. (Tenía la necesidad imperiosa de calentar) pero la faena bajó de tono enseguida, pues Leal no encontró acople (el toro también se apagó rápido) de nuevo el francés tuvo que jugar con cercanías y el factor miedo, cosa qué no gustó en los tendidos. Faena larga y plomiza del galo que mató de estocada tendida tras pinchazo.

El tercero también salió distraído, y de igual manera, mal picado. Tercio de banderillas eficaz. Brindis del valenciano al respetable, que inició la faena por ayudados por alto. El toro pedía dominio y mando, y mando y dominio le dio Román al natural. Y en la tercera tanda con la zocata, dejando la muleta muy rastrera, fue cuando se escuchó el rugido de Madrid. Un Román firme y en progresión ¡oiga! Al ir cerrando la faena, Collado sufrió un revolcón aparentemente sin consecuencias. Cerró doblándose por bajo, donde terminó de eclosionar la plaza. Estocada.

El sexto de 639 kg, mostró buen tranco en el capote de Román, y metió los riñones en el caballo. En banderillas, mostró fijeza y galope en la arrancada. Buen comienzo de faena de Román, son dudas y probaturas con la derecha, donde llegaron los oles, y la ebullición al tendido, pues supo dejársela puesta en la cara, y encadenar pases ligados y con armonía. Con la zocata subo domeñar la embestida del animal, con mano baja y mando. De nuevo con la diestra, supo aprovechar ya las cortas embestidas del animal. Estocada en todo lo alto. Palmas al toro en el arrastre.

FICHA DEL FESTEJO.

Iván Vicente. Palmas y fuerte ovación.

Juan Leal. Silencio y leves palmas.

Román. Oreja en ambos.