Arrancaba el paseíllo con otra novillada nocturna, aún con los últimos esbozos de luz en los tendidos. Fernando Beltrán, Daniel Crespo y Adrián Henche, estoquearon  una novillada de de Condessa  Sobral, y el peso de Madrid aún con 1/4 de entrada, hizo de las suyas con Beltrán y Crespo (Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del atentado en Barcelona)

El primer novillo salió frenado en el capote de Beltrán. Mal picado y tapándole la salida al novillo. (Cosa ilógica pues sólo se tapa la salida al manso) Al quite, Crespo por verónicas con un quite voluntarioso. Bien banderilleado y lidiado el novillo (en beneficio del novillero) Beltrán al inicio de faena, brindó al respetable y comenzó con la diestra. Faena en líneas generales sin estructurar, toreando mejor con la zocata que con la diestra, donde por momentos se metió al novillo en la cadera. Estocada y varios golpes de descabello. Palmas al novillo en el arrastre.

El cuarto novillo salió con la gasolina justa. Beltrán por otro lado, aunque voluntarioso acusó el poco rodaje. Mal picado y con complicaciones en banderillas, el novillo se venia abajo. Beltrán hizo lo que buenamente pudo con la muleta, pues si un novillero torea mucho o poco, en la plaza se nota. Naturales sueltos nos dejó el valenciano ante una faena de pundonor y voluntad. Estocada.

El segundo novillo del hierro titular, vio el pañuelo verde, y en su lugar como segundo bis, salió el que tendría que salir en quinto lugar (corrió turno)

El segundo bis, tampoco salió muy sobrado de fuerzas. Mal picado y tras una voltereta al salir del caballo, el animal ya se sostenía con alfileres y precisamente no de colores como dice la canción. En banderillas, el novillo mostró clase y fijeza al cite de los capotes. Crespo, voluntarioso, supo entender el pitón derecho con clase del novillo, pues por el izquierdo, no se acopló. La justeza de fuerzas del animal, fue el detonante de una faena sin trascendencia junto con la falta de conjunción por el pitón izquierdo. Media estocada y varios golpes de descabello.

El quinto novillo, de Mercedes Figueroa, (Encaste Santa Coloma) tría otras ideas bajo el casco. Mirón, más espabilado en los primeros tercios, donde no hubo ni orden ni control sobre el novillo por parte de las cuadrillas. Al inicio de faena de muleta, el novillo se partió la pata trasera izquierda y fue matado con brevedad.

Al tercero lo recibió Henche con un buen ramillete de verónicas ganándole terreno al novillo. El tercio de varas y banderillas, un auténtico desastre. Adrián venía voluntarioso y así lo mostró desde el inicio de faena donde conectó rápidamente con el respetable. Inteligente por ambos pitones midiendo altura, distancia y tiempos, aunque le faltó ajustarse con el novillo. Metisaca, media estocada y siete golpes de descabello.

Adrián en el sexto, salió con ganas de reivindicar sus ganas e ilusión de ver su nombre reflejado en el cartel. Ambos tercios, varas y banderillas, tuvieron el orden necesario que debe aportar la cuadrilla. Henche inició la faena en el cetro del ruedo, y dio un par de tandas con la derecha de buen trazo. Con la zurda, tuvo menos acople y las tandas fueron más deslucidas sobre todo cuando el novillo tocaba la muleta. La voluntad del novillero no faltó, y construyó una faena con altibajos, pero con ese punto de emoción para llegar al respetable. Media estocada y varios golpes de descabello.

FICHA DEL FESTEJO.

Fernando Beltrán. Silencio y ovación.

Daniel Crespo. Silencio en ambos.

Adrián Henche. Ovación y vuelta al ruedo.