Arrancaba el paseíllo en Las Ventas con otra novillada nocturna del serial de agosto con novillos de Santa Teresa para Borja Álvarez, Manuel Ponce y Rafael González, (Se guardando un minuto de silencio al terminar el paseíllo por la muerte del maestro Dámaso González) El mal juego de los novillos, junto con el poco oficio los novilleros excepto Manuel González, y el desastre generalizado por parte de las cuadrillas, hicieron que lo más destacado de la tarde lo firmase el torero de plata Raúl Cervantes, tanto en el tercio de banderillas del tercer novillo, y la brega y lidia del sexto. Un torero de plata, pero de plata de ley. Y perdonen la insistencia, pero llevar un profesional en la cuadrilla, que en su día (Década de los 90) fuese novillero, y de los buenos, es una garantía de antemano ante citas tan importantes como la de esta noche. Ellos, en este caso él, sin querer buscar el aplauso fácil en el tercio de banderillas, te las pone en todo lo alto y sin tener que pegar varias pasadas. Y con el capote, te enseña las virtudes o defectos del animal…Como se decía en el pasado, la figura del viejo, en este caso joven banderillero.

El primero de Santa Teresa salió buscando la huida, y sin querer nada el el capote del novillero. Mal picado y peor banderilleado. ¡Una capea! El novillo tenía teclas que tocar, y un pitón izquierdo por el que se desplazaba, pero Borja ni lo supo ver ni entender. Media estocada.

El cuarto novillo, volteó al sin oficio Borja Álvarez por el pitón izquierdo al recibirlo por verónicas (aparentemente sin consecuencias) y después del susto, le pegaron tela marinera en el caballo, y mal picado (trasero) El tercio de banderillas… Puestas de una en una. Álvarez, no compuso faena, y simplemente dejó naturales sueltos y de uno en uno. Con la derecha, ídem. Estocada trasera, tendida y atravesada.

Manuel Ponce recibió al segundo novillo con un buen ramillete de verónicas, con gusto y ganándole terreno al animal. De igual manera que el primero, mal o peor picado, trasero y sin colocar en suerte, pero el tercio de banderillas al menos fue eficaz. Manuel tampoco supo ver el buen pitón izquierdo del novillo, ni estuvo acertado en tiempos, distancia y colocación. (Al novillo, cuando le dejaba puesta la muleta en la cara, repetía y pedía media distancia) Pinchazo y media estocada.

El quinto, salió con otras ideas bajo las orejas. Y precisamente no eran buenas…En los capotes cortaba y se colaba… En el peto, al sentir el hierro, salía como alma que lleva el diablo y entro hasta en cinco ocasiones. Y el tercio de banderillas para no romper la tónica general, pues otro auténtico desastre. Rápido se puso Manuel Ponce en el centro del ruedo con la diestra, pero quiso más que pudo por la embestida rebrincada del novillo. ¡Un prenda sin peligro sordo! El novillo lo volteó feamente y aparentemente iba herido en el glúteo. (Mató el quinto novillo Borja Álvarez)

El tercero de la noche fue recibido por otro buen ramillete de verónicas, un tanto amontonadas, eso sí, ganando terreno al animal hasta sacarle al centro del ruedo. Fue picado de cualquier manera…Eso sí, el tercio de banderillas, tuvo una lucidez excepcional donde Raúl Cervantes y Víctor Pérez se desmonteraron tras el tercio. El novillo, presentaba complicaciones ofreciendo una embestida un tanto «informal» pero la actitud de González que le dio un par de tandas por cada pitón, con más ganas que brillantez y decoro. Estocada baja.

El sexto novillo, salió avisando por el pitón izquierdo…En el caballo, de igual manera, mal picado, pero bien banderilleado. González, empezó la faena de muleta con la diestra cerrado en tablas, y rodillas en tierra, pero el novillo, le pegó otro serio aviso…El de Santa Teresa, rápido se paró, y el novillero poco pudo hacer. Tampoco encontró acople. Eso sí, cabe destacar la brega de Raúl Cervantes en todo momento. Pinchazo, estocada y golpe de descabello.

FICHA DEL FESTEJO.

Borja Álvarez. Silencio en ambos

Manuel Ponce. Palmas

Rafael González. Oreja y ovación.

Parte médico de Manuel Ponce.