El matador de toros onubense David de Miranda ha recibido el alta médica este lunes, 4 de septiembre, abandonando la clínica Virgen de la Vega de Salamanca dónde ha estado hospitalizado desde el pasado domingo 3 de septiembre cuando sufrió una sobrecogedora voltereta en la localidad zamorana de Toro que le propinó una grave lesión cervical.

De Miranda, bastante recuperado de su lesión tras haberse sometido a una intervención quirúrgica, ha puesto rumbo a Huelva dónde ya se recupera de esta cogida.

Por último, el diestro ha querido dar a conocer la siguiente carta:

«Quiero expresar a través de estas líneas mi agradecimiento y el de mi familia a tantas y tantas muestras de ánimo y cariño recibidas en estos días tan duros.

Ha sido continuo el apoyo recibido por toreros de todas las épocas, compañeros, profesionales, aficionados, medios de comunicación, ganaderos, partidarios, amigos y hombres y mujeres anónimos y desconocidos que han querido que supiera que están ahí. Gracias de corazón, os he sentido cerca en todo momento.

No quiero dejar de expresar mi eterno agradecimiento al equipo médico encabezado por el doctor Daniel Pascual Argente y resto de personal del Hospital Virgen de la Vega de Salamanca por el magnífico trato humano y profesional que me han dado a mí y a mi familia durante mi estancia en el centro hospitalario.

Un abrazo grande a todos y… nos veremos en el ruedo».