Plaza de Toros de Jódar. Lleno en los tendidos. Se ha lidiado dos novillos para rejones pertenecientes a las ganaderías de Arucci y Julio de la Puerta para rejones y cuatro de Soto de la Fuente para Juan Serrano “Finito de Córdoba” y Manuel Díaz “El Cordobés”.

Manuel Manzanares.- Oreja y Oreja.

Juan Serrano “Finito de Córdoba”.- Saludos desde el tercio en ambos.

Manuel Díaz “El Cordobés”.- Dos orejas y dos orejas y rabo.

MANUEL MANZANARES.- En su primero un novillo de escasa presencia que ha tenido buen juego y celo en el caballo, el rejoneador alicantino ha realizado una buena faena. Rejón de castigo para templar la embestida de la res y en el tercio de banderillas hemos visto una variada exposición frente el toro citando de frente y clavando al estribo así como ese toreo con la grupa del animal que tanto llega al público. Una oreja.

En su segundo vuelve a realizar Manzanares una bella faena ante una res de Julio de la Puerta, un animal muy bien presentado y con mucho celo en el caballo, dando un juego extraordinario para que el torero alicantino volviera a ofrecer una faena variada, excelente doma con sus caballos y un deleite popular con las banderillas, tanto largas como con las arriesgadas cortas. Manuel Manzanares esta tarde en Jódar ha tenido una gran dimensión de toreo a caballo. Rejón de muerte arriba en buen sitio. Una oreja vuelve a ser el premio a su labor.

JUAN SERRANO “FINITO DE CORDOBA”.- Toro con cuajo el primero de Finito, un toro que toma bien el capote. Llega con poca fuerza a la muleta y el diestro cordobés poco a poco, con inteligencia, con suavidad, marcando bien los terrenos y el tiempo ante el toro, dando su justa distancia y lo más importante, cargando la suerte como mandan los cánones, muletea al toro sensacionalmente con ese sabor que pocos toreros poseen.

Con la mano izquierda, Finito nos ofrece unas tandas de ensueño, temple y suavidad en los muletazos. Finito al son del pasodoble “Manolete” como en sus mejores tardes. Larga faena la del torero en este su primero para delirio de la parroquia.

Molinetes, trincherilla y pase de pecho para finalizar faena, una sensacional faena que si no llega a ser por el fallo de espadas hubiera sido de premio doble con toda seguridad. Es obligado a salir a saludar al tercio.

En su segundo “Finito de Córdoba”, un toro del mismo modo bien presentado, bien hecho. Sale midiendo desde el principio, en el caballo echa la cara arriba y en banderillas espera saliendo los toreros de plata perseguidos hasta tomar el olivo.

Finito vuelve a salir muy dispuesto en este toro y se lo lleva a los medios donde nuevamente el buen torero se coloca a la justa medida, cita al animal haciéndole embestir, sin clase ya que este toro le ha faltado fondo, pero la corta embestida en la muleta del diestro de Córdoba, hace que los olés mas toreros de la tarde se produzcan en sus magistrales pases con la “pañosa”.

Continúa “Finito” en su empeño de agradar y aunque el toro es noblón, su recorrido le impide llegar la faena a brillar como se merecía; aún así, “Finito” está en maestro y nos regala unas tandas de ese buen toreo magistral que solo unos pocos privilegiados poseen en sus muñecas.

De nuevo la espada no toma el camino correcto y su buena faena es recompensada con un saludo desde el tercio.

Decir que en este toro ha habido “dos olés” magistrales, de esos de sentimiento puro, dos olés, dos muletazos que a decir verdad han sido los mejores que he presenciado en lo que va de temporada en la provincia de Jaén.

MANUEL DIAZ “EL CORDOBÉS”.- Lances a pies juntos en su primero rematando de media que ya comienza a caldear el ambiente. Un torero como todos sabemos que todo lo da y rápidamente se hace con el público.

El toro, con cuajo, empuja en el caballo. Toro ideal para la faena de “El Cordobés” que lo torea para su público. Un toreo de cercanías llegando con fuerza a esos tendidos pletóricos y con ganas de ver ese toreo arrollador tan particular de este diestro. Estocada y descabello premiados con la concesión de dos orejas.

En su segundo, Manuel Díaz a pesar de tener la Puerta Grande en su haber; lancea a un toro bien presentado, muy bien hecho, un toro bajito, pezuña pequeña y fina, noble y con bravura.

En el caballo mete bien la cara y en banderillas ha acudido presto al cite de los toreros de plata.

Si en su primero Manuel Díaz realiza su faena en un sector de la plaza donde fue requerido por el público, en este vuelve a respetar la petición y realiza la faena en el tendido frente al anterior. El público rebosa de alegría la decisión del torero y comienza la faena de rodillas pegadísimo a tablas, pasándose el toro muy cerca.

Tandas por ambos pitones ante una embestida notable del toro que está entregado en la franela, naturales marca de la casa a pies juntos dando el medio pecho que han sido muy aplaudidos.

Esta faena tiene una segunda parte en la que Manuel se encuentra muy a gusto y regala a sus fieles seguidores el “salto de la rana”, pases por alto y unos desplantes ante el noble animal que pone la plaza boca abajo. Mata de pinchazo y estocada, su premio dos orejas y rabo solicitados con muchísima fuerza.

Y esto fue todo lo ocurrido este año en Jódar, una plaza de toros donde los carteles que se presentan tienen una buena aceptación y un público con mucha ilusión y ganas de divertirse pasando una tarde de toros entretenida y muy entregado a los toreros.