La Tierra del Toro Radio habló anoche con el matador de toros Paco Ureña, el único que este año ha sido capaz de puntuar en Valencia, Sevilla, Madrid, Pamplona y Bilbao siendo para él mismo «muy importante, no por las orejas que he cortado, si no porqué se recuerden por ser tardes especiales por el aficionado».

Por delante le quedan plazas importantes como las de Murcia, Guadalajara o Nimes pero Ureña prefiere pensar en «el día a día centrándome en Belmez que toreo el sábado una corrida de Victorino». Tampoco quiere pensar en ese mano a mano de Madrid del 1 de octubre junto a Antonio Ferrera con la corrida de Adolfo Martín, ya que «primero hay otros compromisos que son igual de importantes que ese».

También se refirió a la sensación que se tiene cuando se emociona delante de la cara del toro, como pudimos ver este pasado fin de semana en Bayona, diciendo que «es algo que no es fácil de conseguir, porque hay que reunir muchas circunstancias. El toreo es magia y cuando surge es lo más bonito que puede pasar en la vida».