Tarde de temperatura fresca en la localidad sevillana de Utrera en la que se ha celebrado una corrida de toros mixta con motivo de la Feria de Nuestra Señora de Consolación en la que ha triunfado fuerte Diego Ventura tras cortar un total de cuatro orejas y un rabo, mientras que Sebastián Castella y Ginés Marín han paseado una oreja cada uno.

A la corrida le faltó emoción, base fundamental en este espectáculo, raza y transmisión, con Sebastián Castella y Ginés Marín que tuvieron que sacar toda su técnica y oficio para buscarle las vueltas al lote de Torrealta. Diego Ventura firmó lo más destacado poniendo todo de su parte y calentando a los tendidos con sus pares de banderillas.

Comenzó la tarde con la salida de un toro, justo de trapío, de la ganadería del propio rejoneador, que no tuvo fijeza y manseó de inicio. Diego Ventura le colocó dos rejones de castigo para encelarlo. Con «Sueño» estuvo muy inteligente el de la Puebla del Río toreando a dos pistas por los adentros llevando cosido la cara del toro a la grupa del caballo. Tras clavar dos banderillas al quiebro cambió a «Fino» que calentó a los tendidos con sus famosas piruetas y sus quiebros que fueron auténticos muletazos. Al toro le faltó celo, transmisión y casta para seguir a los equinos. Montó a «Bombón» para colocar tres banderillas cortas y luego un par a dos manos antes de coger el rejón de muerte. Cayó caído el rejón. 2 orejas.

El primero para la lidia a pie correspondió a la ganadería del Torrealta, fue castaño de capa y bruto de embestidas en la salida. Castella realizó un saludo capotero intentándolo templar y alargar las embestidas. En el caballo sólo recibió un picotazo. Se cambió el tercio con sólo cuatro banderillas encima del toro. Con la muleta el de Torrealta mantuvo su condición de tener poco ritmo con embestidas brutas y desclasadas y Castella estuvo técnico, fue haciéndolo poco a poco, aguantando las feas embestidas del animal e intentando que tuviera mayor celo y recorrido. No fue hasta final de faena cuando Sebastián obligó al toro a repetir sacándole una meritoria tanda de derechas que fue la que más eco tuvo en el tendido. Estocada a la segunda trasera y tendida. Ovación.

Sin recorrido ni clase salió el tercero de la tarde con el que Ginés Marín no pudo lucirse a la verónica. Leve paso por el caballo. Marín realizó un quite por chicuelinas con poco eco. Efectivo fue el tercio de banderillas. El jerezano estuvo muy por encima del toro con la muleta demostrando que está en un gran momento sin importarle los arreones feos del toro. La clave de la faena fue el temple y la torería que imprimió a todos los compases de la faena. Comenzó la obra con unos ayudados por bajo con rodilla genuflexa llenas de sabor y torería empujando al astado a seguirla. Mejor por el pitón derecho iba el toro aprovechándolo Marín con tandas ligadas y largas que conectaron muy rápido con el público. Por la zurda tuvo buenos momentos también aunque no llegó a ser tan compacto como con la diestra. Alargó la faena, ya que antes de entrar a matar le sonó el primer aviso. Estocada entera un poco tendida y tres golpes de verduguillo. Oreja.

El cuarto de la tarde, también terciado de trapío, recibió un único rejón de castigo puesto que el toro se paró y le costaba seguirlo. Con «Guadalquivir» consiguió dejar dos banderillas algo caídas tras dos quiebros. Dónde calentó de verdad al público Diego Ventura fue «Lío» con los espectaculares quiebros. «Remate» puso al público en pie tras clavar un total de cuatro banderillas cortas sobre los lomos del astado que posibilitó una faena de cercanías. Rejón de muerte arriba muy efectivo. 2 orejas y rabo.

Frío inicio de salida del quinto de la tarde, de Torrealta, con el que Castella no pudo estirarse a la verónica. Leve paso por el caballo. Buen tercio de banderillas. Faltó emoción en la faena por culpa del toro que fue muy informal en sus embestidas reponiendo y soltando la cara al final de cada muletazo. El diestro francés estuvo peleón con el astado, buscándole las vueltas e intentando realizar una faena lucida. Por momentos la faena fue atropellada, con enganchones, y en la que Castella no se confió en ningún momento con él pero realizó un esfuerzo. Estocada trasera. Oreja.

Recibió por verónicas Ginés Marín al último de la tarde, el más serio de la corrida, siempre ganándole terreno. El puyazo fue el más duro de toda la corrida. Buen tercio de banderillas y buena brega de Antonio Manuel Punta. Muy reservón y con poco recorrido fue el toro en la muleta con el que Ginés Marín realizó un esfuerzo intentándole buscar las vueltas para armar una faena de lucimiento. De nuevo, el jerezano dio muestras de su gran capacidad lidiadora solventando las dificultades del Torrealta. Estocada defectuosa que escupió rápidamente y media en buen sitio.

Ficha técnica:

Plaza de Toros de Utrera (Sevilla).

Feria de Nuestra Señora de Consolación. Media plaza.

Toros de Diego Ventura. 1º manso y falta de codicia y 4º noble. Torrealta. 2º bruto y desclasado. 3º desclasado pero noble. 5º informal. 6º falto de raza.

Diego Ventura. 2 orejas y 2 orejas y rabo.

Sebastián Castella (azul añil y azabache). Silencio y oreja.

Ginés Marín (nazareno y oro). Oreja y silencio.

Sergio Maya / @sergiomaya7