Entró por la vía de la sustitución y fue el hombre de la tarde. Miguel Ángel Silva cortó un total de cuatro orejas en Cortegana (Huelva) tras tocarle en suerte el mejor lote de una corrida más que interesante de Domínguez Camacho. Curro Díaz demostró su buena actitud de agradar en toda la tarde pero sin poder redondear sus actuaciones por las condiciones de sus oponentes, mientras que López Simón se llevó el peor lote de la corrida consiguiendo cortar una oreja tras una faena muy peleada con el quinto de la tarde.

En la corrida de Domínguez Camacho hay que destacar un gran toro que saltó en tercer lugar de nombre «Balancero» y que fue premiado con la vuelta al ruedo tras haberlo cuajado un extraordinario Miguel Ángel Silva que pide sitio en el escalafón de matadores tras una gran tarde en la que pudo dejar patente su concepto puro y clásico del toreo a pesar del poco bagaje del diestro extremeño.

Curro Díaz recibió al primer toro de la tarde, ofensivo de cara, con unas animosas verónicas a las que les faltó algo de ajuste para que fueran más conseguidas. Cumplió el toro en el único puyazo que recibió. Eficaz tercio de banderillas. La faena de Curro Díaz mantuvo un buen nivel por ambos pitones, aunque se encontró más a gusto por el lado derecho. El de Domínguez Camacho tuvo más movilidad que clase, siempre presto a la llamada pero no se iba de la muleta apuntando justeza de raza. Curro intentó provocar las embestidas, para intentar la ligazón consiguiendo muletazos unas veces más conseguidos y otras veces menos por el desajuste que propiciaba el toro. Media estocada algo caída. Oreja.

El segundo de la tarde salió con una embestida corta y apretando hacia los adentros, sin dejar a López Simón conseguir mayor lucimiento con las verónicas iniciales. Puyazo trasero y medido el que recibió en el caballo. En banderillas el toro fue agriándose en sus arrancadas, cortando a los banderilleros e incluso consiguiendo derribar a Domingo Siro en el último par, aunque por fortuna todo se quedó en un susto. Con la muleta no mejoró este segundo de la tarde que puso en apuros al de Barajas colándosele en tres ocasiones y haciéndole hilo hacia tablas al final de cada pase de pecho. Reservón y midiendo en cada cite, López Simón decidió abreviar tras enseñarlo por ambos pitones. Estocada corta al segundo intento. Ovación.

Con buen aire embistió el tercero de la tarde, «Balancero» de nombre, al capote de Miguel Ángel Silva que pudo dar tres lances a la verónica y una revolera muy reunidas. Puyazo en el sitio y medido que levantó los aplausos en los tendidos. Bonitas y ceñidas chicuelinas finalizadas con una media soltando el capote a una mano fue el quite escogido por Miguel Ángel Silva. Gran tercio de banderillas. En la muleta el toro fue exigente, requiriendo que todo lo que se le hiciera fuera por abajo de la pala del pitón y sin permitir al diestro relajarse en ningún momento. El extremeño estuvo a la altura del toro, mandó y templó sobre sus embestidas y cuajó una gran faena de principio a fin. Se encontró más cómodo con la diestra dónde consiguió dar varias tandas ligadas, de mano baja y profundas. Con la zurda también fue franco el de Domínguez Camacho y también Silva dejó buenos naturales para el recuerdo. Se pudo disfrutar del buen concepto del toreo que tiene Miguel Ángel Silva, basado en el poder y el trazo largo de sus muletazo. El toro fue bueno y el público solicitó el indulto, quizás hubiera sido demasiado premio para el de Domínguez Camacho, y Silva decidió entrar a matar dejando una gran estocada hasta los gavilanes que hizo posible una muerte de bravo del toro. 2 orejas y vuelta al ruedo para el toro.

El cuarto de la tarde salió humillando y con codicia buscando el capote de Curro Díaz que no pudo estirarse como a él le hubiera gustado por las repeticiones del toro. Puyazo medido pero con el que el toro sangró en exceso. Costoso fue el tercio de banderillas ya que el toro se emplazó en los terrenos de chiqueros. Duró poco en la muleta el de Domínguez Camacho y bien lo intuyó Curro Díaz que hizo valer el dicho del maestro Antoñete de «pronto y en la mano». Se lo sacó a los medios, le presentó la muleta montada, se la dejó en la cara, giró talones y no dejó que se escapara el animal. Lo consiguió en tres tandas, a partir de ahí se echó el engaño a la mano a la zurda y el toro cambió, ya no humillaba igual y salía desentendido yéndose hacia las tablas. Al volver a la diestra tampoco le permitió el lucimiento. La faena se vino abajo en las proximidades a chiqueros. Media estocada y dos descabellos. Ovación.

El quinto de la tarde también salió con codicia y sin salirse de los vuelos del capote de López Simón que no pudo sentirse a gusto toreando de capa. Cumplió el toro en varas en el único puyazo que recibió. Con efectividad se cumplimentó el tercio de banderillas. No se entendieron López Simón y el toro de Domínguez Camacho. Hubo demasiados enganchones y en varias ocasiones el toro metió los pitones en el albero desluciendo los pases. El burel no permitía la ligazón, no tenía excesivo motor y un gran recorrido. López Simón lo toreó en los medios de la plaza, lo intentó y consiguió muletazos sueltos muy conseguidos y otros menos. Sin embargo la faena no terminó de romper. En las postrimerías de la faena el toro se echó y al levantarse el de Barajas lo pasó varias veces por ambos pitones pegándose un buen arrimón para calentar a los tendidos. Estocada entera efectiva. Oreja.

Muy decidido y vistoso con el capote salió Miguel Ángel Silva para recibir al sexto de la tarde. Verónicas de buena factura y una media para un toro que no se desplazaba del todo pero que humilló. Puyazo duro y largo el que recibió el toro. Por tafalleras realizó el lucido quite Miguel Ángel Silva. Con eficacia transcurrió el tercio de banderillas. Con la muleta el toro venía pero no se iba, reponiendo en cada muletazo sin permitir la ligazón entre pases al diestro extremeño. A Miguel Ángel Silva se le notó más verde en este toro que en el anterior, cuestión lógica ya que aún no lleva ni un año de alternativa y sus paseíllos como matador de toros se cuentan con los dedos de una mano. Intentó perder pasos en cada muletazo para que el toro pasara con su inercia, intentó buscar los medios para torearlo y siempre cimentó la faena en el poder de su muleta. Faena de altibajos pero con buen final tras una buen tanda de derechazos y una torerísima tanda de ayudados por bajo para finalizar. De nuevo, en la espada demostró tener un cañón, dando una estocada arriba efectiva. 2 orejas.

Ficha técnica:

Plaza de Toros de Cortegana (Huelva). Tres cuartos de plaza.

Toros de Domínguez Camacho. 1º falto de raza con movilidad sin clase. 2º reservón, complicado y rajado. 3º «Balancero» de nombre, gran toro premiado con la vuelta al ruedo. 4º mansito con clase. 5º falto de ritmo y motor. 6º movilidad sin clase.

Curro Díaz (blanco y oro). Oreja y ovación.

López Simón (azul rey y oro). Ovación y oreja.

Miguel Ángel Silva (verde esperanza y oro). 2 orejas y 2 orejas.

Sergio Maya / @sergiomaya7