El recortador Isidoro Trillo que sufrió un percance el domingo pasado día 10 de septiembre en el concurso de recortes de Villarrubia de los Ojos, responde favorablemente tras bajarle la sedación que le produjo el coma inducido.

De momento, el joven sigue en la UCI, (Unidad de cuidados intensivos) y la noticia realmente positiva, es que después del tac, no se detectan daños en el cerebro.

El coma inducido es un estado de inconsciencia profunda provocado por la administración de fármacos barbitúricos, y su objetivo principal es “desconectar” el cerebro y reducir el consumo de sangre, glucosa y oxígeno que necesita. El coma inducido se lleva a cabo en caso de que el paciente presente algún tipo de lesión que provoque un aumento de la presión dentro del cerebro, o para protegerlo en caso de una neurocirugía de riesgo.

En el coma inducido, el paciente permanece completamente sedado, y su parte consciente del cerebro permanece totalmente desconectada. Por tanto, el paciente no responde a ningún tipo de estímulo y se encuentra profundamente sedado.