Tarde festiva en Morón de la Frontera con la celebración de la corrida de toros con motivo de la Feria de septiembre de esta localidad sevillana. Se lidiaron redes de Lagunajanda y Salvador Domecq, desiguales de juego y presentación, siendo mejor el segundo de la tarde de Lagunajanda con el que el Cid cuajó una gran faena de Capote y muleta que no fue refrendada con la espada. Triunfó Padilla tras cortarle dos orejas al cuarto de la tarde en el que tiró más de recursos que de toreo ortodoxo y Manuel Escribano tuvo que zafarse con dos toros que se acabaron pronto teniendo que emplear toda su técnica consiguiendo cortar 3 orejas.

Sin excesivo celo en el capote salió el primero de la tarde con el que Juan José Padilla estuvo aseado. El animal de gran volumen derribó al caballo llegando a comprometer al picador. En banderillas compartieron tercio el propio Padilla con Manuel Escribano resultando limpio y vistoso divirtiendo al respetable. El de Salvador Domecq tuvo poco juego en la muleta, rajado y sin transmisión. Muy profesional anduvo el de Jerez que decidió abreviar. Gran estocada. Palmas.

Gran saludo capotero de Manuel Jesús «El Cid» al segundo de Lagunajanda. Templadas verónicas, siempre ganándole pasos y finalizando los lances soltando el capote a una mano. Leve fue su paso por el caballo. Se encontró a gusto Manuel Jesús con el capote y le realizó un quite corto compuesto por dos verónicas y una media con temple. Arreó el toro en banderillas alcanzando a Rafael Limón encunándolo contra las tablas, aunque aparentemente no le hirió. Poderoso, firme y templado estuvo El Cid con la muleta. Comenzó con la zurda con naturales largos, sometidos y profundos. Poco a poco fue acortando las distancias a medida que el toro iba quedándose más corto. Tras torearlo al natural cambió a la diestra y entre los pitones dejó dos buenas tandas llena de ligazón y firmeza. El Cid cuajó al buen toro de Lagunajanda. Lástima de espada, mató a la segunda de estocada trasera, tendida y atravesada que precisó dos descabellos. Oreja.

Animoso estuvo Manuel Escribano con el tercero de Lagunajanda de salida, chicuelinas que fueron deslucidas en el momento en que el toro metió los pitones en el albero. Casi sin picar se cambió el tercio. Dos chicuelinas y revolera fue el quite del de Gerena. Lucido y con exposición fue el tercio de banderillas donde Escribano le devolvió la invitación a Padilla. Como la gaseosa se acabó el toro, rajándose pronto y desentendiéndose de la muleta. Escribano estuvo muy voluntarioso y animoso toda la faena tirando de recursos para sacarle lucimiento al de Lagunajanda. A la segunda pudo dejar una estocada trasera y tendida. Oreja.

Con soltura lanceó al cuarto de la tarde Juan José Padilla de inicio. El toro no se empleó. Dónde sí cumplió fue en varas dónde se durmió en el peto. Quite por faroles de Padilla que fue jaleado desde el tendido. Decidió no banderillear Padilla a este toro ya que no le vio opciones para el lucimiento. Con mucho oficio Padilla consiguió sacarle faena al deslucido cuarto. No le obligó, siempre a media altura y con muletazos eternos en circulares que llegaron al público. La faena estuvo toda confeccionada por el pitón derecho. Al final acabó de rodillas con un desplante muy efectista. Buena estocada arriba pero tardó en caer. 2 orejas.

Discreto saludo capotero del Cid al quinto de la tarde que salió sin celo. Corto fue el castigo en varas. Hizo un esfuerzo el de Salteras con el de Salvador Domecq que reponia y no iba hasta el final sabiendo lo que se dejaba atrás. Se puso muy de verdad por ambos pitones y le robó varios muletazos templados a pesar de lo áspero que fue el astado. Faena más para los profesionales que para el gran público.  Estocada caída, suelta que no tuvo mucho efecto y tres golpes de verduguillo para acabar con el toro privándole de la Puerta Grande. Palmas.

Con dos largas verónicas acompañadas de una tanda de verónicas y una media de remate fue el saludo capotero de Manuel Escribano. Leve castigo en varas. Lúcido estuvo Escribano en banderillas que puso un total de cuatro pares. Dispuesto comenzó la faena el de Gerena rodillas en tierra aprovechando las alegres embestidas del de Salvador Domecq. Se vino abajo muy pronto el toro y eso hizo que Escribano tirase de recursos y oficio para sacarle una faena animosa que llegó al público. Cimentó la faena por el pitón derecho enlazando muletazos a media altura y a favor de querencia. Las manoletinas finales fueron la guinda de la obra. Media estocada efectiva. 2 orejas.

Ficha técnica:

Plaza de toros de Morón de la Frontera.

Más de media plaza.

Toros de Salvador Domecq (1º, 5º y 6º) y Lagunajanda (2º, 3º y 4º). 1º soso y rajado. 2º noble con clase. 3º rajado sin fondo. 4º falto de motor y clase, se dejó. 5° reservon y complicado. 6° noble faltandole hasta.

Juan José Padilla (maquillaje y azabache). Palmas y 2 orejas.

El Cid (azul y oro). Oreja y ovación.

Manuel Escribano (grosella y oro). Oreja y 2 orejas.

Sergio Maya/@sergiomaya7