Pablo Aguado (Sevilla, 1991) está a punto de tomar la alternativa en la plaza de sus sueños, la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Se encuentra aparentemente tranquilo, pero como se suele decir la profesión va por dentro. En esta semana previa a esta cita tan importante ha decidido no estar en su ciudad, aislarse y concentrarse de cara al sábado. La Tierra del Toro ha tenido la oportunidad de dialogar con él a horas de que el torero con más alternativas oficiadas en la historia del toreo, Enrique Ponce, le doctore como matador de toros en presencia de Alejandro Talavante.

– A pocas horas de que llegue el sábado, ¿Para Pablo Aguado es un sueño hecho realidad?

Más que un sueño hecho realidad lo considero como el inicio de un sueño, porque ahora mismo vuelvo a empezar de cero, y el sueño va mucho más allá de tomar la alternativa.

– ¿La alternativa es el principio de un sueño o el fin de un sueño?

– Como ya te he comentado, la alternativa es el principio del sueño, el final es el llegar a lo más alto del toreo.

– ¿Cómo esperas ese día? ¿Cambiará algo de lo que haces en un día de corrida?

– Intentaré tomármelo con la mayor naturalidad y normalidad posible, pero sabiendo que obviamente la responsabilidad y la presión es mayor que un día normal de cualquier otro festejo. Una de las claves creo que debe ser afrontarlo como un día más.

– ¿Cómo está siendo la preparación de cara a la alternativa? ¿Cómo llega Pablo Aguado a la alternativa?

– Pues por lo general muy parecida a la que llevaba hasta ahora, aunque si es verdad que en este verano he intensificado mucho más la preparación si cabe, y esto me ha ayudado a corregir algunos fallos en estas últimas novilladas que he toreado y a afrontar la alternativa mucho más seguro, sintiéndome más capaz que antes, y esto es fruto del trabajo y de mejorar el toreo no sólo en lo físico si no también en la cabeza.

– Cartel de lujo para ese día tan especial. ¿Qué virtudes destacas de Enrique Ponce y Alejandro Talavante?

– Las virtudes de los maestros no hace falta que la diga, todos las sabemos. El maestro Ponce lleva 27 años al máximo nivel y está echando una temporada que pasará a la historia del toreo por el temporadon que está haciendo, y el maestro Talavante pues es uno de los toreros que en los últimos años está interpretando el toreo a la perfección y desde que tomó la alternativa ha mantenido esos puestos de privilegio que él se ha ganado.

– En marzo se anunció esta alternativa para septiembre, ¿Se te ha hecho largo todo este camino hasta septiembre?

– No se me ha hecho largo porque como he estado toreando novilladas la mente ha estado siempre distraída con la próxima corrida que tenía, y he ido como se dice en el fútbol partido a partido, porque, hombre, consideraba que aunque tuviera una novillada la semana siguiente como yo pensara en la alternativa malo, tenía que pensar en la próxima cita independientemente de que en uno, dos o tres meses tenía la alternativa.

– ¿Qué balance haces de esta última temporada de novillero?

– Una temporada de más preparación si cabe. He intentado buscar esa seguridad y esa confianza en uno mismo que te comentaba anteriormente que creo que he conseguido, y sobre todo una temporada de intentar aprender en cada tarde que toreas que es el fin que tiene la etapa de novillero porque ahora ya voy a entrar en la Primera División en la que si no tengo buen nivel pues no sirve de nada tomar la alternativa.

– ¿Te ha faltado algo por cumplir en tu etapa de novillero?

– Claro que me han faltado por cumplir cosas. Independientemente de conseguir abrir la Puerta del Príncipe de Sevilla o la Puerta Grande de Madrid que son sueños que se deben dar muchas circunstancias para que se consigan, pero sí quizás me quedo con la espinita de que Sevilla no me haya podido ver mi mejor nivel, aunque si no fuera haber sido por la espada, hubiera cortado muchas más orejas pero independientemente de eso que no es ninguna excusa considero que todavía no he tenido la oportunidad de expresarme en Sevilla tal y como quiero.

– ¿Cómo ha evolucionado la carrera de Pablo Aguado en estos años de novillero?

– Pues sobre todo en un mayor conocimiento del toro y de intentar que me valga el mayor número de animales posible mediante la técnica, adaptándome a sus embestidas y a saber leer lo que te piden que le hagas a cada toro. Eso yo creo que es la mayor evolución que he visto en esta etapa y supongo que la seguiré teniendo toda mi vida, aquí no se deja de aprender ni muchísimo menos.

– Tras la alternativa suponemos que irás hacía América a rodarte y empezar fuerte la temporada española.

– Después de la alternativa todavía no tenemos nada. Como sabéis es final de temporada y lo normal sería pasar al invierno y a esperar la temporada que viene. ¿América? Pues de momento tampoco, aunque si es verdad que me gustaría pero de momento no hay nada cerrado.

– La última, ¿Cuál es el sueño de Pablo Aguado?

– Mi sueño es llegar a lo más alto del toreo pero mediante el disfrute interior, siendo capaz de torear como lo siento para poder disfrutar delante de los toros y que haya una conjunción entre hacer lo que yo siento y que el público sienta también esa forma de torear.

Sergio Maya / @sergiomaya7