Y una vez más, ese dicho tan popular de, dios propone, el torero dispone, y en este caso los pupilos de Gallardo, lo descomponen, se hizo presente ante una tarde dónde el valenciano da otro serio toque de atención, remachando actuaciones anteriores en diversas plazas de la geografía española.

Salía el primero de la tarde para Morenito, un toro fuerte, con cuajo pero sin excesos al cual el torero lo recibió con templadas verónicas ganándole terreno. En el primer puyazo, le dierón fuerte, y en el segundo, el castigo fue más medido. En el tercio de banderillas, el toro ya mostró su corto recorrido en los cites. Con la muleta, Jesús no estuvo confiado. (Es un torero que o lo ve claro, o de no verlo, se le notan las dudas en la plaza) El de Fuente Ymbro, según se desarrollaba la faena, se iba defendiendo en cada muletazo, con muy malas ideas bajo en la sesera.  Pinchazo y estocada.

El cuarto de Gallardo, también cayó en el lote de Morenito, llevándose el peor de la terna.  En el capote, le hizo ciertos extraños, claramente manseando, cosa, que luego manifestó en el caballo no queriendo pelea, yendo al caballo que guarda la puerta. En banderillas, ídem, y en el último tercio, mal llamado de muleta, fue imposible construir faena estética ante un manso que lo único que podía hacer, era llevar al torero a la enfermería. Pinchazo y media estocada

El segundo de Ricardo Gallardo, «Operario» En los primeros capotazos mostró  querencia mirando para las tablas. Adame, lo esperó en los medios para recibirlo con gusto a la verónicas.  En varas, el castigo fue medido. En banderillas, el animal siempre estuvo desentendido de los capotes, casi dejando ver lo que depararía en el último tercio. Joselito, listo en todo todo momento,  se puso a torear fuera de la segunda raya, tapándole  la salida, y haciendo el toreo fundamental por ambas manos y ambos pitones, construyendo así, una faena meritoria por la querencia que tenía el animal. Estocada baja con petición de oreja y división de opiniones en el tendido.

El quinto de Fuente Ymbro, también llevaba la mansedumbre por bandera, y lo cantó de salida, siempre queriendo ir hacia las tablas. En el caballo, hizo pelea de manso. En el tercio de banderillas, destacaron Miguel Martín y Fernando Sánchez ante los arreones y no embestidas de el de Gallardo. Adame tenía una papeleta y gorda con el manso, pues lo tenía y lo toreó al hilo de las tablas realizando una faena y al mismo tiempo justificación por ambas manos, ante un toro que sus embestidas, eran más que inciertas y arrolladoras. Estocada caída.

El tercero de Fuente Ymbro, vareado de carnes, fue recibido con capote a la espalda por parte de Román. En varas, el toro apretó en el peto haciendo buena pelea. Y en el tercio de banderillas, ya se pudo ver claramente que el pitón más potable era el derecho. Morenito, fue cogido sin consecuencia en su turno de quites por verónicas. Román brindó el útimo tercio al respetable y comenzó la faena rodillas en tierra. El toro se desplazó con transmisión y ese punto de emoción necesario para el tendido. El valenciano le dio distancia, y tiempo para torearlo por el derecho. Una voltereta sin consecuencias, puso todavía más caliente la faena, que cerró por bernadinas. Estocada en todo lo alto.

El sexto y último, el más grande de todo el encierro de Fuente Ymbro, fue parado por Román toreando por verónicas, y ganandole terreno. En el caballo, se le picó en todo lo alto y sin excesos. En el tercio de banderillas, el castaño, ya mostró su virtud de humillar en los capotes de la cuadrilla del valenciano. Román cogió directamente la muleta con la zurda dándole distancia, y toreando al natural con sobriedad, sin titubeos y por momentos con cierto poso. También con la confianza de quién lo ve claro…En algunos pasajes de la faena, la misma tuvo algún pequeño altibajo pero con todas y con esas, de no ser por su fallo con la espada, (Un metisaca, estocada y golpe de cruceta) el valenciano, hubiera cruzado por segunda vez consecutiva, la puerta grande en volandas.

FICHA DEL FESTEJO:

Morenito de Aranda. Silencio y palmas.

Joselito Adame. Vuelta al ruedo y silencio.

Román. Oreja y fuerte ovación.