Las XXV Jornadas Taurinas “Hotel Reina Victoria” de Hellín llegaban hoy a su fin tras cuatro intensos días de actividades con gran asistencia de aficionados.

Hoy en su clausura era el turno tanto de los niños como de la música. El matador de toros Rubén Pinar, junto al novillero hellinero Cristian Pérez, han disfrutado toda la tarde con los más pequeños, inculcándoles la afición por el mundo del toro. Les han enseñado a torear de salón, han jugado con ellos con el carretón y han charlado con ellos de toros.

El punto final a estas jornadas, que este año han estado dedicadas al centenario de la muerte de Manolete, lo ha puesto como siempre la U.M. “Santa Cecilia” de Hellín, con su ya tradicio al concierto de pasodobles taurinos. Se han podido escuchar entre otros los dedicados a los toreros albaceteños Dámaso González y Rubén Pinar, así como los tradicionales Pan y Toros o Churumbelerías.