Tras el percance que tuvo el recortador zamorano Santi Conde cuando participaba en el concurso de recortadores de Ágreda, y provocarle el coma inducido, despierta bajo la vigilancia  médica.

El joven zamorano, según los especialistas encargados de su supervisión en el Hospital de Burgos, respondió bien al tratamiento prescrito lo que ha llevado a que le haya podido despertar y a que su vida no corra peligro.