La torería no sólo se tiene en la plaza, sino que se tiene también fuera de los ruedos. Este fin de semana he tenido la oportunidad de conocer a Morenito de Aranda, el torero, pero también a Jesús, el hombre. Un torero que desprende valor, firmeza y arte por los cuatro costados cuando se enfrenta a un astado. Un joven con unos valores muy interiorizados, educado y con un trato exquisito en el tú a tú. Como bien se dice y se puede aplicar en todos los sentidos, los toreros están hechos de otra pasta…

El Maestro tenía la amabilidad de recibirnos en la habitación de su hotel pocas horas antes de finalizar su temporada en Hellín y respondía a las preguntas de la redacción de La Tierra del Toro.

 

Con los festejos de este fin de semana cierras ya tu temporada 2017, ¿qué valoración harías de la misma?

Esta temporada ha sido importante para mí artísticamente, porque ha habido tardes de mucha plenitud como torero. Quizás no he estado en las ferias que hubiera querido, pero creo que sí ha sido una temporada en la que después de doce años de alternativa, es importante que se vea cada año que tu toreo va creciendo, y si lo analizamos así se puede decir que las cosas van bien.

 

Decías, Jesús, que no has estado en las ferias importantes, pero sí que cosechaste un triunfo importante cortando una oreja en  la Feria San Isidro en Madrid. ¿Supuso ese día un antes y un después en la temporada?

Digamos que sí ha marcado un poquito. Ha marcado lo que ha sido mi regularidad como torero. No ha supuesto el entrar en ferias o el estar mejor situado en el gran circuito, pero de cara al aficionado y a los profesionales sí es importante. Yo creo que aun no entrando en ese circuito de ferias, es importante dar motivos para entrar y una oreja en Madrid siempre supone mucho para un torero.

¿Piensas que se te está maltratando en el mundo del toro tras tantos años de alternativa y sobre todo siendo un torero reconocido tanto por el público como por la crítica taurina?

En muchos momentos me lo he preguntado, pero no me preocupa eso. Yo lo que quiero es marcar mi carrera como torero importante, creo que todavía me quedan muchas cosas por decir en el toreo, y pienso que con el tiempo tendré el reconocimiento de estar en las ferias y que los empresarios también me respeten.

Yo soy de los que piensan que lo mejor está siempre por venir y me quedan muchas cosas por hacer para que quién no esté convencido se convenza de que soy un torero importante y debe estar en las ferias, como así lo creo yo y me lo demuestran los aficionados que allá donde toreo cada vez vienen a verme con más ilusión.

Podemos decir que de forma popular a los toreros se os tiene encasillados en toreos artistas, toristas, grandes figuras, populistas, etc. ¿Dónde está Morenito de Aranda?

Durante toda mi carrera y desde el principio creo que he sido catalogado como un torero bueno, un torero de clase, y que hace las cosas bien. Si es verdad que por circunstancias que tiene esta profesión he matado corridas duras y he sido capaz de hacer cosas importantes con ellas también, pero creo que donde realmente brillo es en los carteles con las ganaderías buenas y con las figuras del toreo. Yo siento que cuando torero con toreros que me motivan doy más lo que soy yo.

 

Jesús, ¿qué se siente al ponerse delante de un toro?

Muchas cosas. Son muchas sensaciones. El toreo está lleno de sentimientos, pero no sólo del torero, sino también de la gente que va a la plaza. Por eso es el toreo es una profesión tan bella, y que un hombre delante de un toro exprese sus sensaciones, sus sentimientos, sus emociones y sea capaz de transmitir todo eso a la gente y haga que vibre es algo muy grande.

Yo siento muchas cosas delante de un toro. Muchas veces siento esa emoción de sentirme grande; otras veces a lo mejor siento que no estoy tan a gusto. Por eso creo que el toreo es una profesión que no es comparable con ninguna otra porque es capaz de transmitir un sin fin de sentimientos como bien decía el maestro Rafael De Paula.

 

Por desgracia estuviste presente en uno de los acontecimientos más tristes que se han vivido en los últimos tiempos en el mundo del toro, como fue la cogida mortal de Víctor Barrio en Teruel. ¿Podrías decir que ha sido uno de los momentos más duros que te ha tocado vivir en esta profesión, incluso más que alguna de las cornadas que a ti mismo te haya podido dar un toro? ¿Te cuesta más saltar al ruedo desde ese día?

Ha sido el momento más duro de mi vida. Lo pasé muy mal. Uno muchas veces se plantea que pueden pasar cosas así, pero el amor por la profesión las aleja de la mente. Cuando uno está en el sitio y lo ve todo, y lo siente tan de cerca, y además es un compañero que es amigo, todo se magnifica y sí que lo pasé muy mal, fueron momentos muy duros.

Yo creo que durante toda mi vida se me vendrán imágenes de aquello, pero aun así no he tenido ese sentimiento de ponerme delante del toro teniendo ese recuerdo, sino con el recuerdo de la superación, de hacer cosas por un compañero caído en la arena y por honrar esta profesión.

Fue una sensación de tragedia que en ese momento todos la tuvimos, los toreos que estábamos allí, los aficionados, todo el mundo se sintió consternado. Y eso al final es algo que se pone en el camino de uno, pero que en este caso hay que canalizarlo para bien, y que allá donde esté se sienta orgulloso de lo que hacemos los toreos, sus amigos, sus compañeros. Ha sido un año muy duro para el toreo Víctor, luego Iván Fandiño…ambos nos han mostrado la dureza de la profesión, pero esto lamentablemente es así.

Este fin de semana pone el punto final a la temporada, ¿cuáles son tus perspectivas para el futuro¿ ¿Tiene previsto hacer la temporada americana?

No lo sé. Todavía no me he planteado nada. Quería terminar sin pájaros en la cabeza. Me preocupa nada más que torear, estar metido en la profesión  y lo que venga bienvenido sea, siempre que sea con la dignidad y la categoría que tengo que tener en la profesión.

 

¿Has realizado ya tu faena soñada?

Creo que he toreado toros bien y he hecho cosas importantes, pero por supuesto que no he llegado a ese ideal que yo tengo en la cabeza de torear un toro en un sitio importante, de torearlo bien, de torearlo despacio, a compás, con la máxima emoción…Hay veces que logro momentos de decir que ese es el camino, como este sábado en Bohadilla del Monte por ejemplo, pero compactar todo eso aún no lo he logrado.

Yo creo que la faena más emocionante, emotiva y llena de esas cosas fue la de Madrid de la puerta grande.

Últimamente el mundo del toro está muy maltratado por estas corrientes anti taurinas que existen y parecen estar tan de moda… ¿Piensas que algún día se podrá llegar a eliminar la tauromaquia?

Yo creo que no. Las corrientes  anti taurinas siempre han existido, con más o menos fuerza, pero siempre han estado ahí. Algo tan arraigado a un pueblo, tan de verdad, con todos los valores que implica el toreo, con plazas llenas por todo el mundo… es muy difícil l parar todo eso y lo que transmite la tauromaquia. Creo que tendrá momentos mejores y peores, pero es imposible terminar con esto por mucha evolución que tengan estas corrientes.

Morenito de Aranda representa todos los valores del toreo, como el esfuerzo, el sacrificio, la dignidad… todo ello conjugado con su toreo artístico y muy personal, por lo que a bien seguro más pronto que tarde, obtendrá el reconocimiento que se y que durante tantos años se está ganando en el mundo del toro.

Desde La tierra del Toro le agradecemos el ratito que nos dedicó y le deseamos la mayor suerte del mundo.