Para cerrar la temporada en Las Ventas, de nuevo se cumple el dicho dichoso…Dios propone, el toreo dispone, y el toro lo descompone, quedando en la tarde de hoy, la terna por encima del descastado encierro de Gavira.

Tras guardar un minuto de silencio al terminar el paseíllo y tocar la extraordinaria banda de música el himno nacional, salía el  primero de la tarde, y por petición del ganadero Salvador Gavira, salió con divisa negra en momoria de Iván Fandiño. El de Salvador, serio de cara y fuerte, se desplazó con cierta fijeza en el capote de Luque, pero hasta ahí…Mal picado, un exceso de capotazos, un desaliñado tercio de banderillas, más la falta de fuerzas del toro, fueron la ecuación perfecta para el cabreo del respetable. Luque lo intentó en los primeros compases de la faena, entre palmas de tango, protestas y alguna que otra caída del toro, y con todas y con esas,  consiguió ligar tres tandas al natural, convirtiendo las palmas de tango, por aplausos durante el desarrollo de la faena. Estocada.

Luque intentó fijar al cuarto para torear con verónicas de salida, pero…De nuevo, mal puesto en suerte y peor picado, fue principio del monumental cabreo del respetable durante el cuarto capítulo, y así  se fue desarrollando durante el tercio de banderillas. Luque brindó  al respetable con el fin de apaciguar las aguas, pero también tocaba torear. Y toreó, claro claro que toreó, firmando para el comienzo de faena una tanda con la diestra con cambio de mano incluido, para acto seguido tirar de pundonor con cercanías con la izquierda metido entre los pitones, sacando y haciendo lo imposible ante otro mulo para tirar de las carreras en El Rocío. Evidente, cerró con su suerte,  las luquesinas. Estocada.

El segundo de Gavira salió  diciendo…»Ritter, no me aobligues  mucho con el capote, ni me castigueis mucho en el caballo, que vengo con la gasolina justa» De nuevo, y una vez más,  para no perder esa sana costumbre, mal puesto en suerte, al relance y de cualquier manera, y catastroficamente picado. Ídem en banderillas. El de Salvador,  tuvo fijeza y embestidas nobles, cosa que aprovechó Ritter con la diestra metiendo rápidamente al respetable en la faena. Por el izquierdo, el toro no tuvo esa buena condición y Sebastián cogió  de nuevo la muleta con la diestra, pero la faena ya bajó  de intensidad. Tres pinchazos, media estocada y varios golpes de descabello.

El quinto salió  en la misma tónica que los anteriores, y picado, lidiado y banderilleado de formas similares. Ritter con la muleta lo intento por ambas manos y ambos pitones queriendo hacer el toreo fundamental, pero el escaso recorrido del toro, le hizo meterse entre los pitones, siendo volteando en la primera ocasión,  y en la segunda prendido por el pitón por la chaquetilla, sin aparente consecuencia. Los sustos llegaron al tendido arrancando la división de opiniones, entre los que se emocionan con la tragedia, y los que se emocionan con la emoción del toreo pasándose al toro de cerca, y pulseando la embestida del animal.

Con un buen ramillete de verónicas, sacando y mecioendo los brazos, recibió Javier al tercero que también avisaba de que entraría en breve en reserva…¿Bien picado? No por favor, ¡trasero y en la paletilla…! El tercio de banderillas, tampoco tuvo gran lucidez. Jiménez lo intento comenzando la faena al natural, con buen aire, eso sí. Y dejó, goterones de buen toreo, por lo menos armónico con la diestra, pero sin componer una faena como tal, con un toro sin fuerzas y de embestida descompuesta. Estocada

El sexto tampoco ofreció ese caudal de casta propio para este tipo de espectáculo. Los tercios de varas y de banderillas, en esta ocasión tuvieron por lo menos esa eficacia requerida para no ir en contra de lo que pueda suceder en el último tercio. Javier lo intentó con un toro de embestida desclasada e informal, que por momentos soltaba la cara. Pero Jiménez con el toreo fundamental por ambas manos, mostró sus buenas formas sin poder redondear una faena por los defectos citados del animal. El respetable, en todo momento se lo reconoció con palmas durante el desarrollo de la faena. Pinchazo y media estocada.

FICHA DEL FESTEJO.

Daniel Luque. Ovación y oreja

Sebastián Ritter. Silencio y vuelta al ruedo

Javier Jiménez. Silencio en ambos.

Fotografías: Verónica Domínguez.