La Fundación del Toro de Lidia (FTL) ha presentado una querella por delito de prevaricación contra el alcalde de Alicante, Gabriel Echavarri y frente a Diego Agulló, Jefe de Servicios de Sanidad y Protección Animal, tras prohibir de manera continuada la celebración de “bous al carrer” en la pedanía de Moralet a sabiendas de su ilegalidad.

Asimismo, el Ayuntamiento de Alicante ya ha sido condenado a abonar a la FTL 1.452 euros de dinero público, correspondientes a las costas por el recurso Contencioso-Administrativo interpuesto por la Fundación por el Decreto que impidió en 2016 la celebración del festejo taurino popular.

A la resolución en contra por la prohibición de 2016, este año el Ayuntamiento de Alicante ha vuelto a denegar la autorización para celebrar “bous al carrer” en Moralet, acción también recurrida por la FTL por la vía Contencioso – Administrativa.

Por este motivo, la Fundación del Toro de Lidia ha presentado una querella por delito de prevaricación.

El delito de prevaricación, previsto y penado en el Art. 404 del Código Penal, dispone que “a la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo, se le castigará con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por tiempo de nueve a quince años”.

La Fundación del Toro de Lidia hace frente así al sectarismo de algunos poderes públicos capaces de anteponer su ideología frente a la Ley, la Constitución y los pronunciamientos judiciales.