El joven torero valenciano apuesta por la cantera de la Escuela Taurina de Valencia y se los lleva a pasar una jornada al campo, además de regalarles capotes y muletas.

Román Collado ha llevado un fin de semana ajetreado. Compartiendo el viernes un coloquio con los aficionados en la localidad valenciana de Moncada, y ya el sábado en una jornada de campo con los alumnos de la Escuela Taurina de Valencia. El torero compró de su bolsillo seis becerros y se llevó a los más jóvenes a una finca castellonense. Allí estuvo toreando con los más pequeños y dando consejos a los alumnos más aventajados.

Además, tuvo el gran detalle de regalarles trastos propios. Donó capotes y muletas para que los aspirantes a toreros puedan continuar entrenando y aprendiendo.