Cuando hay negocio, hay dinero, y cuando hay dinero, hay negocio y también fraudes vinculados al mismo, y en este caso dentro del mundo del toro, y más concretaménte y en esta ocasión en los bous al carrer en la Comunitat Valenciana.

Parece un rompecabezas ¿Verdad? Pues no, no lo es, y más estando en España con el sello inconfundible del engaño, fraude y picaresca. Y estas noticias de estafas y fraudes que vemos en algunos partidos políticos,  también las podemos ver dentro del mundo del toro, no quedando libre de este pecado nacional. Pero yendo al grano del asunto, los engaños y fraudes también afectan a los bous al carrer, pues el número de casos denunciados por peñas taurinas y ayuntamientos de la Comunitat por presunta estafa de algunas ganaderías en la venta de toros para estos festejos, ha aumentado considerablemente en los últimos tres años, y uno de los más sonados con un ganadero de prestigio, fue el caso «Meliana» publicado en esta página http://www.latierradeltoro.es/2017/08/09/meliana-denuncia-fraude-la-compra-uno-toros/

Desde el año 2014, la Policía Autonómica, ha llevado a cabo numerosas investigaciones respecto a posibles indicios de fraudes en la contratación de reses que no cumplían con los requisitos acordados y establecidos entre las organizadores de festejos y ganaderos, sumando un total de 20 incidencias en la provincia de Castellón.

En estos casos, cabe destacar que las autoridades han contado con la colaboración de la policía de Madrid, Castilla y León y Jaén, se han logrado esclarecer 12 incidencias que han pasado a disposición judicial. Además, y siendo un punto importante de citar, la Policía Autonómica ha detenido a 27 personas acusadas de estafa y falsedad documental.

Las artimañas más frecuentadas por los ganaderos implicados, es la venta de un toro de corro, que lo hacen pasar como un astado cerril para su exhibición en las fiestas de los bous al carrer de las diferentes localidades de la Comunitat. Sin embargo, otra de las reivindicaciones y denuncias de las peñas y comisiones de festejos, también señalan el mal estado en el que llegan los animales. ¡Ojo! y los precios que se pagan no son ninguna tontería

Por otro lado, el incremento de estos hechos preocupa a la Conselleria de Medio Ambiente, la Federación de Peñas Taurinas y la Policía Autonómica, viéndose obligados a elaborar un protocolo de actuación para denunciar los abusos de algunos ganaderos o «ganaduros» tras esclarecer los casos de Quartell, Meliana y Nules. (Primeras víctimas del fraude ganadero en lo que va de año)

En definitiva, la sucesión de estos hechos, evidencia la necesidad de elaborar nuevos mecanismos de control, así como una comunicación constante con las autoridades, para garantizar que se cumpla lo establecido.

Conclusión, y sin medias tintas ni pelos en la lengua, o con total libertad de expresión vistos los numerosos casos de fraude…Nos rasgamos las vestiduras con los de fuera, cuando realmente, y no siempre, desvariamos hacer limpieza con muchos de dentro.