Unas poblaciones, dejan morir sus tradiciones, o bien no luchan por ellas tras las imposiciones políticas con políticos con brazos de madera. Otras, Montroy por ejemplo, luchan y las recuperan dos décadas después. 

La tradición del bou en corda en Montroy, tampoco es muy antigua, pero se remonta a al 1976. Año en el que un grupo de jóvenes de la localidad se juntó para realizar dicha modalidad y que tuvo como protagonista una vaca, por las apreturas económicas y la carencia de un presupuesto mayor, y que no se volvería a repetir. Pero en los años sucesivos, el festejo fue consolidándose, llegando a su esplendor en 1980, cuando la Peña Los Pringaos adquirió un toro de la prestigiosa ganadería de Victorino Martín.

Pese a la gran aceptación del bou en corda, el festejo dejó de celebrarse en 1983, retomándose de nuevo en 1987  gracias a la Peña Bouera. Años más tarde, cesó su celebración de forma definitiva en 1995 hasta el día de hoy.

Por otro lado, nacio la Asociación Bou en Corda El Castell, por impulso de un aficionado local, José Antonio Cornejo, que posteriormente acabaría presidiendo la entidad, con el objetivo de recuperar este festejo  dos décadas más tarde.

Sin ir más lejos, mañana sábado 9 de diciembre, será el debut de la Asociación Bou en Corda El Castell, a partir de las 8 de la mañana, ya que se dará suelta a dos toros de Julio Cervera.