Perera homenajea a la Generación del 27 en Sevilla.

El Excelentísimo Ateneo de Sevilla acogió anoche, 13 de diciembre, un acto homenaje a la Generación del 27 que fue impulsado por el diestro Miguel Ángel Perera y la Cátedra Ignacio Sánchez Mejías de la Universidad de Sevilla, y que contó con la participación del tenor Plácido Domingo, el actor Juan Echanove, el poeta Carlos Marzal, el filósofo Fernando Savater, el pianista Javier Perianes, la política Carmen Calvo, las deportistas Conchita Martínez y Beatriz Manchón, el director de la Fundación Centro Cultural de Belem en Lisboa, Elissio Summavielle, el pintor portugués Pedro Cavrites, la actriz francesa Florence Delay, el periodista Rubén Amón y el cantante Manuel Lombo.

El acto, que estuvo magistralmente conducido por Manuel Jesús Montes, consiguió aglutinar a la cultura española del momento para homenajear a la gran generación de poetas e intelectuales que dio el 27, entre los que se encuentran Luis de Góngora, Jorge Guillén, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Dámaso Alonso, Juan Gerardo Diego, Chabás, Mauricio Bacarisse, y José Bergamín.

Miguel Ángel Perera quiso emular lo que hace 90 años exactamente realizó el diestro Ignacio Sánchez Mejías en el mismo Ateneo de Sevilla que se materializó en la famosa fotografía que quedó para la posteridad y que ayer se actualizó con la cultura española y portuguesa.

El evento dio para mucho, comenzó con la interpretación del poema «Romance de la luna» de Federico García Lorca, por la soprano Berna Perles y el pianista Antonio Soriano. A continuación entró en escena Juan Echanove para recitar de forma sublime el poema, también de Lorca, «Llanto por Ignacio Sánchez Mejías». Tras él tomó la palabra Alberto Máximo Pérez Calera, Presidente del Ateneo de Sevilla, que recordó lo que supuso para el Ateneo, Sevilla y la cultura en general la famosa reunión de intelectuales que se celebro en 1927.

Miguel Ángel Perera durante su discurso manifestó que este homenaje no iba a quedar en lo que pasó ayer, y anunció que «destinaré parte de mis honorarios de una tarde de 2018 a proyectos de investigación de la Universidad de Sevilla que deje beneficios en la sociedad». El diestro extremeño dijo que para él recordar a la Generación del 27 es clave, ya que «no hay nada mejor que mirar hacia atrás para entender el presente y el futuro», y reconoció sentirse «orgulloso» de ser torero y pertenecer a la cultura española.

Juan Carlos Gil, director de la Cátedra Ignacio Sánchez Mejías, agradeció la donación anunciada por Miguel Ángel Perera y entendió este acto como el de la «cultura abierta y comprometida con la sociedad actual». Pidió «tolerancia» en estos tiempos que corren para aquellos que no piensan igual que nosotros y terminó exclamando «¡Viva la libertad, la inteligencia y la tolerancia. Viva la Cultura!».

Placido Domingo no podía faltar a la cita con la cultura en Sevilla el mismo día que el Ayuntamiento de Sevilla le concedió el título de Hijo Adoptivo de la ciudad. El tenor reconoció sentirse un «aficionado a los toros» gracias a su estancia en México dónde acudió a grandes tardes-noches de toros en el Coso de Insurgentes. Alabó la idea de Perera y ensalzó a la Generación del 27 de la que dijo que «fueron unos revolucionarios intelectuales que marcaron el devenir de la cultura española desde Sevilla, que les sirvió de musa e inspiración».

En la famosa foto del 27 no había mujeres, debido a la mentalidad de la época, y en el 2017 han querido hacerles también un homenaje a ellas, claves en esta sociedad. Por ello tomó la palabra la política que fue ex Ministra de Cultura Carmen Calvo, la cual se mostró «emocionada» por estar en la foto de 2017 y expresó que con este acto se hace «justicia» con las mujeres que hubo en el 27 y con todos aquellos hombres que se vieron obligados a irse exiliados del país por defender la cultura. Culminó su discurso dedicando unas palabras a los toreros diciéndoles que «vuestras faenas son poemas sin palabras» aconsejándoles que «tenéis que estar más presentes en la sociedad y dejaros ver más».

Se cerró el emotivo acto con la interpretación del «Zorongo» cantado también de Federico García Lorca.