El festejo se salva por los pelos y seis votos, en el minuto ‘NoventayRamos’ en una consulta popular en Senija (Alicante)

El bou embolat ha ganado por los pelos y de una forma un tanto apurada en Senija, tras la consulta organizada por el ayuntamiento, gobernado por Compromís, para decidir si mantenía o suprimía dicho festejo, ganando los aficionados y tradición por seis votos, en la diferencia del “sí” al bou embolat, que se seguirá celebrando en sus fiestas patronales.

En la consulta participaron 122 vecinos (un 23%) de un censo de 529. El “sí” a continuar con esta modalidad de los ‘bous al carrer’ ha logrado un 52,56 % de los votos y el “no”, un 47,54 %.

Sin duda alguna, y excepto en algunas poblaciones o provincias, el festejo popular, con sus tradiciones e idiosincrasia, sigue gozando de muy buena salud, siendo un pilar fundamental en las fiestas patronales de miles de poblaciones Españolas. La brecha, por desgracia, y la mecha, la abren y la prensen los partidos políticos, con políticos con brazos de madera, y de oídos sordos, incapaces de comprender el arraigo de un patrimonio, una cultura, unas tradiciones, y señas de identidad que definen al pueblo. Y da igual ocho que ochenta, los partidos con ideas políticas más radicales, siguen su cruzada contra la fiesta de los toros en general, siendo el sector y el espectáculo en vivo más atacado y peor maltratado.