Técnica, creatividad y buen gusto son los tres pilares sobre los que se asienta el arte. Sin base técnica es imposible hacer las cosas bien, véase algunas obras de Arco. En cambio, se trata de una plataforma sólida para construir encima.

«Si pintamos un perro exactamente igual no tenemos un cuadro, tenemos dos perros» dice el axioma. Es imprescindible la creatividad, no sean todo repeticiones de obras pretéritas Qué se vea la impronta de quién construye ese arte; su aportación.

Aunque ojo, solo llevamos cimientos y fachadas, falta la cubierta. Y esa no es otra que el buen gusto. Antonio López, al que admiro y por otra parte fabrica grandes obras, una vez me sorprendió con un retrete hiperrealista. Realizado con su gran técnica y talento para epatar, sin embargo era repulsivo.

Técnica, creatividad y buen gusto podemos contemplar a partir de este 22 de febrero en Las Ventas la obra artística forjada por alguien de la tierra de Diego Urdiales, Carra, Gallito de Alfaro o Azofra. Mejor dicho, en el bar-restaurante Quinta La Candela, Julio Camba 5, junto a dicha plaza de Ventas. Pinceladas por el artista riojano, de Briñas, José Uríszar Leiva, allí se expondrá, y se podrá adquirir, una estupenda colección de sus acuarelas centrada en la fiesta brava.

José Uríszar

Este gran pintor y aficionado plasma en ellas, con vivacidad, alegría de colores y pureza, una variedad de estampas taurómacas que son un gozo para la vista. Pongo buena muestra aquí en la galería, disfrútenlas, pero, si pasan por Madrid, no se las pierdan en directo. Es un consejo de amigo. Ustedes saben que las corridas se ven mejor la plaza.

Jesús Javier Corpas Mauleón, Pamplona