Arrancaba la mañana con los tendidos de la plaza de toros de Castellón prácticamente llenos. Por la puerta de toriles salió una vaca castaña de la ganadería de El Freixo, propiedad del maestro Julián López «El Juli», para cinco jóvenes promesas de la provincia de Castellón que salieron a darlo todo. La vaca muy bonita de presencia, pero que acusó la falta de fuerzas, no se lo puso fácil a los cinco jóvenes. A pesar de ello le hicieron todo tipo de suertes y el público se lo agradeció.

Y después de la Promesa de Oro, comenzaba el concurso propiamente dicho. César Grasa abría el primer grupo con un tirabuzón a porta gayola, y sorprendió en su segunda suerte con un gran salto en corto arrancando desde el burladero, al que replicó el actual Campeón de España, Eusebio Sacristán «Use» cogiendo al toro más en corto si cabe. Además realizó un gran recorte y un  tirabuzón con las manos en los bolsillos. «Maik» y Mikea apostaron por los quiebros en todas sus suertes, ante un gran toro de Peñajara, que demostró gran codicia y bravura en todas y cada una de sus arrancadas. Un toro con mucho picante, que gustó mucho al público. Mientras Maikel Sánchez, de la Puebla de Montalbán apostó por los saltos.
Dani Martínez se fue a la puerta de toriles para recibir al toro al más puro estilo de la calle, y después le pegó un gran recorte dándole toda la plaza. Javi Vallés dió dos buenos reversos y un quiebro vasco-landés. El turolense Ángel Pitarque apostó por el recorte ajustando al máximo en sus tres suertes. Y José Manuel González «El Poca» volvió a demostrar su torería en Castellón, con tres quiebros templando las embestidas del toro negro de Peñajara. La cara amarga llegó en este grupo. El toro prendió de una manera muy fea a Cristian Moya, que volvió a salir de la enfermería y se desquitó con un buen  recorte, para cerrar el grupo.
El tercer grupo estuvo marcado por la lluvia que caía en esos momentos sobre la arena de Castellón. Victor Escori le recetó dos grandes quiebros toreando con el cuerpo. Balotelli y Javier Pradanas apostaron por el salto, demostrando que son dos de los mejores saltadores del momento. Cristian Blanco volvía a Castellón tras la grave cogida que sufrió el pasado año en esta misma plaza. En su primera suerte dio un quiebro en el que quizás se desplazó demasiado el toro, y un recorte en su segunda comparecencia. Joaquín Gadea «Carajillo» anunció su retirada en el mundo del toreo a cuerpo limpio. Y se despidió de su plaza con dos grandes recortes.
Las Damas del Recorte volvieron a demostrar que el toro no es ni de hombres ni de mujeres, es de valientes. A pesar de que seguía lloviendo, las chicas pusieron toda la carne en el asador con recortes, quiebros e incluso saltos a la garrocha. Una gran actuación frente a un serio novillo, que hizo a la gente dejar los paraguas y ponerse en pie para aplaudir.

Pasaron a la final dos aragoneses, César Grasa y  Ángel Pitarque. Mientras que del tercer grupo pasó Javier Pradanas. Les tocó lidiar un precioso toro burraco de Peñajara herrado con el número 121, que sin embargo, no tuvo nada dentro y no colaboró. César Grasa volvió a sorprender con un tirabuzón a porta gayola y otro cogiendolo muy en corto desde las tablas. Cerró su actuación con un ajustadísimo recorte en el tercio. Ángel Pitarque realizó tres buenos recortes por el pitón izquierdo. Y el madrileño Javier Pradanas realizó un amplio repertorio de saltos, con un tirabuzón, un salto mortal y un precioso salto del ángel.
El resultado fue el siguiente:

Promesa de Oro: David Mateo de Almazora (Castellón)

Recortador de Oro: César Grasa de Mediana de Aragón (Zaragoza)
Recortador de Plata: Javier Pradanas de Mejorada del Campo (Madrid)
Recortador de Bronce: Ángel Pitarque de Híjar (Teruel)