«Piñonero» el toro de Peñajara de Casta Jijona, elegido para el II Toro del Milagro en la localidad toledana de Illescas, cumplió con las expectativas bajo la elección bajo la adquisición de la Asociación Taurina, Suerte y al Toro. 

«Piñonero» de estampa respetable,  tuvo un noble comportamiento ante la aglomeración de gente. Fue un toro reservón, aunque con buenas arrancadas que hicieron posible los recortes lucidos de los aficionados y recortadores en general. Tuvo bajo la demanda y lo esperado, ese punto de casta, y emoción apretando, qué sé trasladó al tendido para el disfrute de los amantes del festejo popular, que poblaron en su totalidad colgando el «No hay billetes» la plaza de toros cubierta de Illescas.

Fue tal nobleza la del animal con ese punto de casta para dar emoción al espectáculo, que se dejó pegar un par de tandas por el pitón derecho, viniéndose de largo y metiendo la cara.

El de Peñajara, con una durabilidad considerable en el ruedo, y con dificultades para meterlo, dejó un herido en el cuello de pronostico reservado. Y quizá ahí, dentro del percance, el milagro estuve presente, en una noche cerrada en lluvia