dav

En la mañana de hoy, día 11 de marzo Toropasión debutaba en su primera Feria de Fallas. Apenas un cuarto de entrada en el primero de los tres festejos populares que componen dicha feria, un novedoso Desafío Vazqueño de Recortadores.
Se notó, y mucho, que a la misma hora en la plaza de toros de Castellón se celebraba en concurso de recortes de La Magdalena.

En primer lugar saltó al albero valenciano un precioso toro jabonero de Prieto de la Cal, que remató con violencia siempre en los burladeros y que conforme avanzó su lidia le fue costando más salir, aunque cuando lo hacía, arrancaba con todo. El turolense Iván Sánchez se fue a porta gayola para sorprender con su personal quiebro del paso atrás. Además realizó un ajustado quiebro de rodillas de espalda en el tercio. También se fueron de rodillas Mika Romero y Andrés Civera hasta en dos ocasiones. El de Sagunto brindó al cielo en su primera suerte por el fallecimiento de su gran amigo y aficionado Rafa Alcaide. Tanto «Balotelli» como Ángel Pitarque apostaron por el recorte en todas sus suertes, pagándose los pitones a escasos milímetros.

El segundo de la mañana fue un toro negro de Fernando Pereira Palha que permitió el lucimiento de todos los recortadores. Santi Conde realizaba su segundo concurso desde aquella tremenda cogida que sufrió la temporada pasada, y se le vio disfrutar en dos ajustados recortes y un tirabuzón sin apenas sitio. Un segundo grupo en el que se vieron muchos saltos tanto por parte de «Ratilla» como de Javier Pradanas que volvió a derrochar facultades. Tanto Alexandre Carolino como Kevin Sáez apostaron por el quiebro frente a un toro que quizás pecó en exceso de nobleza y se desplazaba demasiado. Pese a ello, ambos pudieron disfrutar y ajustar en alguna de sus suertes.

Precioso fue el tercero de la mañana. Un berrendo en jabonero de Pereira Palha que fue un poco más reservón en sus embestidas, pero que permitió realizar todo tipo de suertes. El turolense «Mikea» con sus ya tradicionales alpargatas pegó dos buenos quiebros con apenas un pasito para delante. «Rampeta» se fue de rodillas pero el toro le llegó a tocar, y finalmente tuvo que apostar por tres saltos. El veterano David Ramírez «El Peque» intentó un quiebro de rodillas a porta gayola, pero el toro no lo vio, y finalmente tuvo que ser en el tercio, donde hasta en dos ocasiones quebró de rodillas. Saúl Rivera volvía tras una grave cornada, y lo hizo con dos buenos recortes y un salto del ángel. El actual campeón de España, Eusebio Sacristán «Use» realizó todo su repertorio, con un quiebro de rodillas de infarto, un tirabuzón con las manos en los bolsillos y un inverosímil salto en apenas dos metros, que puso en pie al respetable.

Durante los tres toros, y al finalizar cada grupo, los Forcados portugueses dieron una lección de raza con sus increíbles pegas. Alguno incluso tuvo que pasar a la enfermería, y visiblemente magullados recibieron una emocionante ovación del público, que homenajeó a los dos forcados tristemente fallecidos la temporada pasada.

La final fue sencillamente espectacular. Un toro negro de Prieto de la Cal hizo gala de su estirpe vazqueña. El toro tenía la estampa de toro antiguo y no puso las cosas nada fáciles. Ángel Pitarque ajustó al máximo en sus recortes poniendo al público en vilo, ya que incluso resultó cogido. Espectacular estuvo el turolense. Mientras, «Use» parece que sigue dándole una vuelta de tuerca a su personal salto, cogiendo al toro cada vez más cerca. «Rampeta» pegó dos buenos quiebros muy templados y un salto. Y el madrileño Javier Pradanas realizó todo su repertorio de saltos, a un toro que siempre echaba la cara arriba. Emociones a flor de piel, en una gran final de un concurso, en el que como se preveía salió el TORO con mayúsculas.

La mañana terminó con una exhibición de los saltadores franceses Passion Saltador, que hicieron gala de sus facultades físicas volviendo a demostrar que son los mejores del mundo en esta disciplina.

El resultado final fue el siguiente:

1° Ángel Pitarque
2° Eusebio Sacristán «Use»
3° Javier Pradanas
4° Raúl Sáez «Rampeta»