Quinto festejo de la Feria de Fallas. Única corrida con toros de un encaste diferente al predominante en toda la feria. Toros de encaste Núñez pertenecientes al hierro de Alcurrucén, y un remiendo de El Ventorrillo. Un cartel para aficionados, con una terna compuesta por David Mora, Álvaro Lorenzo y Luis David Adame. Apenas un tercio de entrada en una tarde en la que por fin no molestó el viento demasiado.

Fiel a su concepto David Mora con su primero, que embestía con clase, pero sin demasiada codicia. Intentó sacarle todo lo que llevaba dentro a su primer oponente, pero le faltó ese punto de motor. Finalmente saludó una ovación el torero de Boróx. En el segundo de su lote pudo torear muy bien a la verónica y comenzó a torear sin probaturas. El toro tenía mucha transmisión en su embestida, y consiguió torearlo despacio y largo en algunos pasajes de la faena. Estocada un poco tendida, por lo que el toro tardó en doblar. Pese a ello el presidente le concedió un trofeo. Destacar la buena brega de José Antonio Carretero y dos grandes pares de banderillas de Ángel Otero.

Volvía Álvaro Lorenzo a Valencia tras la gran actuación del pasado año. El segundo de Alcurrucén embistió humillado y con casta, pero había que llevarlo a media altura. Con todo ello, se vieron buenos momentos del joven matador. Pinchó en su primer intento, y después de una estocada entera recibió una ovación. Arrancó bien la faena Álvaro Lorenzo al toro de El Ventorrillo, con un buen saludo capotero. Pero al toro le faltaba fondo. Con su temple característico en la muleta, intentó enseñar a embestir al toro, al que nunca pudo apretar para torearlo por abajo. No tuvo más historia la faena, y mató a la primera, pero de estocada de defectuosa colocación. El público valenciano se quedó con ganas de ver a Álvaro Lorenzo.

Muy dispuesto estuvo Luis David Adame ante un toro que quizás tenía más teclas que tocar. Había que entenderle mucho las distancias y las alturas, y al joven mexicano le pudieron más las intenciones, tanto con el capote como con la muleta. Un pinchazo y una buena estocada tirándose a matar con todas las de la ley. Se vieron algunos pañuelos, pero todo quedó en ovación con saludos. Con las mismas intenciones salió el mediano de los Adame en el que cerraba la tarde, un toro castaño de Alcurrucén, el más serio de la corrida. Quitó por zapopinas y David Mora le hizo la réplica con unas ajustadas chicuelinas. Brindó a El Soro en su aniversario de alternativa. Con la mano derecha supo dejarle la muleta en la cara y tocarlo para alargar las embestidas. Pero el toro se vio podido y se apagó pronto. Acortó distancias para poder sacarle algo más. Pinchó de nuevo en su primer intento, pero después pasaportó al toro de Alcurrucén de un certero espadazo. Palmas para despedir al mexicano.

Plaza de toros de Valencia. Quinta de feria. Aproximadamente un tercio de entrada. Toros de Alcurrucén y un remediendo de El Ventorrillo.

David Mora: ovación con saludos y oreja
Álvaro Lorenzo: ovación con saludos y palmas
Luis David Adame: ovación con saludos y palmas