Tarde entretenida, con buena temperatura y lleno en los tendidos, la primera del abono maestrante dónde Roca Rey y Antonio Ferrera consiguieron momentos muy lucidos con los mejores toros de la corrida, segundo y tercero.

El primer toro fue al corral tras presentar una acuciante falta de fuerzas. En su lugar salió otro de Victoriano Del Río. Inicio capotero vibrante de Ferrera que sometió las bruscas embestidas del burel. Peleó bien en varas. Estuvo muy por encima del toro Ferrera. Solventó con técnica y oficio las dificultades que desarrolló el de Victoriano. Fue más genio que bravura. La faena no llegó a despegar. Estocada entera. Saludos.

El segundo de la tarde salió realizó un gran tercio de varas empujando con los riñones y poniendo en aprietos a Paco María, que recibió una gran ovación. Con la muleta el astado sacó dificultades. Miraba mucho, sabía lo que se dejaba atrás y pedía los papeles al diestro alicantino. Tanto se colaba que en un pase por el pitón derecho le propinó una espectacular voltereta a Manzanares. El alicantino no terminó de cruzar la línea y dio la impresión que no sacó todo el partido que tenía el Victoriano aunque eso sí no se arrugó y buscó la ligazón. Gran estocada a la segunda. Ovación.

Decidido y vistoso con el capote salió Roca Rey con el tercero de la tarde. Dejó un buen ramillete de verónicas. Con la muleta hubo una conjunción total entre el gran toro de Victoriano y el toreo largo, templado y profundo del peruano. Inicio de faena vibrante por estatuarios en los medios seguidos de varias tandas en redondo con gran ligazón y profundidad. Con la zurda consiguió los mejores pasajes de la faena. Lentos, cadenciosos y con torería dejando naturales para el recuerdo que pusieron la caldera al rojo vivo. Estocada entera. Tardó en caer y enfrió al público. 1 oreja.

El cuarto de la tarde pasó desapercibido en los primeros tercios y sólo Ferrera supo esperarlo e irle buscando las vueltas haciendo una faena de menos a más que sorprendió a Sevilla. Muletazos cadenciosos, cargando la suerte y con la figura desmayada. Torería a raudales, con naturales empleando media muleta y derechazos ligados de quilates. Pinchazo hondo y descabello. Vuelta al ruedo tras gran petición.

El quinto de la tarde salió suelto en los primeros tercios, empleándose en el capote pero sin permitir el lucimiento de Manzanares. Con la muleta el alicantino intentó que el toro girase a su alrededor pero el animal tenía movimiento pero sin clase, soltando mucho la cara y terminó rajándose. Media estocada efectiva. Silencio.

El sexto, más feo de hechuras que sus hermanos, tampoco posibilitó lucimiento en los primeros tercios propiciando una lidia desordenada. En la faena de muleta Roca Rey intentó taparle la salida y enganchar al toro al que le pudo la mansedumbre acabando en tablas y frustrando el sueño de la Puerta del Principe del peruano. Estocada. Silencio.

 

Ficha del festejo.

Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Domingo de Resurrección. Lleno.

Toros de Victoriano Del Río. Los mejores segundo y tercero desiguales en presentación y en juego.

Antonio Ferrera (berenjena y oro). Saludos y vuelta tras petición.

José María Manzanares (Azul pavo y oro). Saludos y silencio.

Roca Rey (tabaco y oro). 1 oreja y silencio.

Incidencias: Minuto de silencio por Domingo Hernández, Victorino Martín, “Lebrija” y Miguel Ángel Ocaña.