Como cada Domingo de Resurrección la Real Maestranza de Caballería abre sus puertas para dar comienzo a su temporada taurina. Un día muy señalado para todos los sevillanos, ya que tras haber vivido una auténtica semana de pasión al lado de sus hermandades y cofradías, se vuelve al coso del Baratillo con las ganas de volver a ver toros siete meses después de la última vez.

Se dice en Sevilla que el cartel del Domingo de Resurrección es el más importante de todo el abono, y fiel a esa creencia la empresa Pagés se afana en conseguir el cartel más rematado de toda la carteleria.

En capilla se encuentran ya Antonio Ferrera, José María Manzanares y Andrés Roca Rey, mientras que los astados de Victoriano del Río ya han pasado el primer reconocimiento médico en los corrales de la plaza.

Pero, ¿Qué veremos?, esa es la pregunta que a día de hoy se hacen todos los aficionados. Sobre el papel todo va encaminado a que los aficionados sevillanos se vayan «toreando» de la plaza, ya que los diestros acartelados saben torear y han triunfado en este albero.

Antonio Ferrera está en el mejor momento de su carrera. Viene de haber realizado una campaña 2017 sobresaliente y en la que fue el triunfador de la pasada Feria de Abril sin haber sido el diestro que más orejas cortó. En este 2018 ya ha derrochado su maestría en Olivenza, dónde cortó 2 orejas, en Castellón y en Valencia dónde realizó una obra de arte que no fue refrendada con los aceros.

El rey de Sevilla sigue siendo José María Manzanares. El alicantino vuelve a su plaza, a la que más veces le ha visto triunfar, de entre las de primera, y viene con la ilusión y la responsabilidad de volver a hacer crujir los tendidos con su toreo. Manzanares sabe que Sevilla le espera y Sevilla quiere ver la mejor versión del alicantino que ha realizado una fuerte preparación en el campo para volver en plenas facultades tras su lesión que le apartó de los ruedos en agosto de 2017.

Cierra la terna Andrés Roca Rey con la vitola de ser la figura emergente del momento y con una sensación de crecimiento bestial tras una exitosa campaña americana y un inicio de temporada española rompedora tras triunfar en Olivenza y Valencia. El año pasado fue el único espada que consiguió cortar 2 orejas a un mismo toro, precisamente de Victoriano del Río, en Sevilla.

Por último de los toros de Victoriano del Río se espera lo mejor. Una de las ganaderías más fiables del momento que ha dado importantes triunfos en Madrid, Sevilla, Bilbao, Pamplona… en los últimos años. En el recuerdo quedan nombres como el de «Cantapajaros» de Sevilla o «Dalia» de Madrid.

Lleno de no hay billetes, buena temperatura, todo está encima de la mesa. ¡Qué se abran los chiqueros, y que Dios reparta suerte!