Con la incertidumbre de saber si habrá o no resaca por el indulto de ‘Orgullito’ y la Puerta del Príncipe de «El Juli» llega la corrida del Martes de Feria que supondrá la última de las tres que tiene firmadas Alejandro Talavante, la segunda, le quedaría otra el Viernes, para José María Manzanares y el único paseíllo de Sebastián Castella en la Maestranza en este 2018. Los toros serán de una ganadería que tiene motivos para embestir, la de Núñez del Cuvillo, que fue la que arrancó la senda de indultos en este coso con aquél ‘Arrojado’ que lidió y perdonó la vida José María Manzanares en 2011.

La ganadería que pasta en Vejer de la Frontera está inmersa en un momento de cambio, ya que este invierno el representante del hierro, Álvaro Núñez del Cuvillo, decidió dejarlo para dedicarse a sus negocios. La camada quedó en manos del sobrino de Joaquín Núñez, de nombre Álvaro. De procedencia Juan Pedro Domecq la mayor cualidad de los toros es la clase y el motor suficiente para aguantar la lidia tan exigente a día de hoy. Han sido muchos los toros de Cuvillo que han sido importantes en Sevilla a lo largo de su historia, pero escrito con letras de oro en el recuerdo de la plaza está ese ‘Arrojado’, el primer toro que se indultaba en la Maestranza.

Sebastián Castella viene directamente de América dónde ha estado realizando una intensa y dilatada temporada durante el invierno. Al francés le costó trabajo entrar en Sevilla, ya que hasta la Feria de San Miguel de 2016 no tuvo su tarde y tan sólo la espada le privó de la Puerta del Príncipe. El año pasado también cuajó a un gran toro de Victoriano del Río y volvió a perder las 2 orejas con la espada. Su concepto del toreo destaca por las cercanías y el temple y en los últimos años ha ganado en expresividad.

El alicantino José María Manzanares vuelve tras la tarde del Domingo de Resurrección, difícil para él ya que sufrió una fea voltereta y lidió con los peores toros del encierro. Manzanares desde hace muchos años es el ‘ojito derecho’ de la afición sevillana. En su haber tiene tres Puertas del Príncipe y otras tantas faenas de dos orejas que están en el recuerdo de todos los aficionados. Su momento álgido en Sevilla fue junto a la ganadería de Cuvillo con el indulto de ‘Arrojado’. Tras la Puerta del Príncipe de ayer del Juli seguro que viene con ganas de igualar al madrileño en una plaza que siente como suya.

Por último llega Alejandro Talavante. Tercer y último paseíllo de este año en Sevilla. Cortó una oreja el pasado viernes en una faena de inspiración y expresividad. Ayer, por contra, no salió ese Talavante y pasó desapercibido en la de Garcigrande. El extremeño sigue siendo querido por Sevilla y más tras la pasada Feria de San Miguel dónde rozó la Puerta del Príncipe.