Tarde rara la de hoy en la Maestranza por la ‘resaca’ taurina del Juli y ese ‘Orgullito’ que aún está en la mente de los aficionados. A pesar de todo la tarde ha tenido cosas aunque no se llegó a redondear. 

Parecía que hoy también se abriría la Puerta del Príncipe a tenor de los tres primeros toros. El segundo de nombre ‘Encendido’ fue extraordinario, tuvo que ser premiado con la vuelta al ruedo pero el presidente no lo vio. Permitió a Manzanares paladear el toreo en su plaza con una obra de pases al ralentí y un cambio de mano que todavía lo está dando. Con la espada un cañón y 2 orejas unánimes. Salió el tercero, otro gran toro aunque sin tanta clase. Talavante lo aprovechó y bordó los naturales con su gran plasticidad. A la faena le faltó ser más completa y eso hizo que sólo se premiara con una oreja.

Castella lidió el peor lote, a pesar de ello consiguió buenos momentos con el cuarto. Quinto y sexto no fueron lo esperado y truncó la ilusión del alicantino y del de Badajoz.

Meritorio inicio con el capote de Castella para recibir al primero de la tarde. Fue ganándole terreno con una rodilla en Tierra relatando con chicuelina y media. El toro demostró clase y bondad. Se le cuidó en varas y después Castella realizó un lucido quite por chicuelinas. Brilló José Chacón en banderillas. Siguió con la nobleza en la muleta pero perdió fuelle y eso hizo que todo lo que hiciera el francés careciera de emoción. Correcto estuvo Castella aunque el toro le tropezó varias veces las telas. A la tercera dejó una buena estocada. Silencio.

Justo de fuerzas pero con mucha clase salió el segundo de Cuvillo. Manzanares meció el capote con mimo y dulzura dejando unas bellas verónicas. También se le cuidó en varas. Entró Talavante en la tarde con un delicioso quite por delantales rematados por una media perfecta. Buen tercio de banderillas a cargo de Rafael Rosa y de Luis Blázquez obligados a desmonterarse. La faena fue toda una obra de arte. Bordó el toreó el alicantino. Empaque, temple, despacio fue enlazando los muletazos y las tandas. El toro iba a más con una clase extraordinaria y un fondo importante. El público crujió en un cambio de mano eterno junto a un pase de pecho a cámara lenta. Profundo, ligado y bellos fue el toreo en redondo. La clave de la faena estuvo en los tiempos entre tanda y tanda y el temple en los muletazos. El público quedó extasiado por la faena de Manzanares a un gran astado de Cuvillo por nombre ‘Encendido’. Estocada al recibir made in Manzanares. 2 orejas y petición de vuelta para el toro que se quedó en gran ovación. 

Decidido a los medios se fue a buscar Talavante al tercero de la tarde. El toro tenía cierta clase pero también un punto de mansedumbre que hizo que en ocasiones saliera suelto. Entendió a la perfección las condiciones del toro Talavante, comenzando su obra con unos doblones por bajo para fijar al toro consiguiendo su objetivo. La faena fue de menos a más llegando a su punto más álgido con el toreo al natural. Casualmente el mejor pitón del toro y la mejor mano del torero. Temple, compás y profundidad tuvieron esos naturales que rompieron la plaza. Fueron tres tandas con una intensidad tremenda, luego volvió a la derecha dónde lo toreó al ralentí. El toro sacó un fondo de casta buenísimo pero le faltó ser más rotunda a la faena para que fuese de triunfo mayor. Se tiró a matar chocando con el morrillo del toro y dejando sin aire por momentos al extremeño. La estocada cayó arriba y el toro murió. Oreja.

Por verónicas lanceó Castella al cuarto de la tarde, que también salió con buen tranco de inicio. Se fue casi sin picar el toro por orden de Castella. Gran tercio de banderillas el que cuajó Viotti y la lidia de José Chacón. Muy por encima del toro estuvo  Sebastián. Templado y poniendo lo que le faltaba al toro, la transmisión. Dejó muletazos sueltos muy bellos pero el toro, sin ser malo no empujó hacia adelante quedándose a mitad de faena. Castella acabó entre los pitones pegándose un gran arrimón que agradeció el público. Estocada entera a la tercera. Ovación con saludos.

Con una larga cambiada de rodillas desde el tercio saludó Manzanares al quinto. Siguió con unas verónicas estropeadas porque el toro claudicó en tres ocasiones. Dos entradas al caballo pero sin sangrar el toro se cambió el tercio. Con la muleta el toro se rebrincó y no le puso fácil a Manzanares el triunfo. Fue buscando el alicantino el temple y el fondo del de Cuvillo. Fue intermitente la faena destacando dos grandes tandas en redondo que subieron la faena. Con la zurda no tuvo brillantez. Lo confío todo Manzanares en su espada pero esta vez no apareció dejando media estocada en buen sitio y necesitando el descabello. Gran ovación. 

Le faltó clase de salida al último con el que Talavante no pudo lucirse con la capa. El susto de la tarde fue en banderillas cuando el toro alcanzó a Valentín Luján aunque no fue herido. No pudo ser el triunfo de Talavante en este toro. No se entendieron toro y torero. No hubo tampoco muchas opciones con este de Cuvillo y todo quedó en nada. Falló a espadas. Silencio.

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 9º de abono. Casi lleno.

Toros de Nuñez del Cuvillo. Bien presentados. Destacó 2º y 3º.

Sebastián Castella (azul marino y oro). Silencio y saludos.

José María Manzanares (grana y oro). 2 orejas y saludos.

Alejandro Talavante (pizarra y oro). Oreja y silencio.

Sergio Maya / @sergiomaya7