El 12 de mayo cada vez está más cerca, y con él la reaparición de Morante de la Puebla, nueve meses después de su última tarde en el Puerto de Santa María. Será en Jerez de la Frontera, una plaza del gusto del diestro de la Puebla del Río dónde sale el toro con hechuras de embestir y dónde acude un público generoso con los toreros por norma general.

Morante es una persona especial, de eso no cabe duda, y tiene una obsesión que raya la enfermedad con cuidar todos los detalles cuando él torea. En el día de hoy, 20 de abril, el Diario de Jerez ha publicado una fotografía en la que se ve al propio Morante pintando los burladeros del coso de la calle Circo mientras mantiene una conversación con Rafael de Paula, admirado matador de toros jerezano del propio Morante de la Puebla.

Pero no sólo eso, ya que José Antonio ha enviado una cuadrilla de trabajadores para que acondicionen y preparen bien la plaza de arriba a abajo. Será un día especial para él, comienza una nueva etapa y no quiere pasar por alto ningún detalle.