En la vida, todo tiene un proceso, un aprendizaje, un momento. Para ello son o deberían ser las plazas portátiles en los pueblos. Para aquellos novilleros con o sin caballos, o para los toreros modestos en vías de abrirse un hueco en el escalafón superior. Hoy en San Martín de la Vega, tuvieron su momento para el proceso de aprendizaje los novilleros sin caballos Jesús García y Marcos del Rincón que se las vieron con cuatro novillos de Vicente Ruíz.

Jesús García con su primero, mostró solvencia dominando los terrenos, y las dificultades propias de un novillo sin picar por su embestida un tanto alocada. Faena de alma e ilusión variada en su registro propia de quién empieza. Por momentos, toreó con la diestra en redondo dejando descolgado y desmayado el hombro y la mano izquierda, aportando cierto punto de gusto. Estocada. Con su segundo, mostró la misma ambición que con el primero ante un jabonero sucio fuerte de hechuras. La faena, fue basada en el arrebato y la fácil conexión con el respetable. Cuatro pinchazos, estocada y varios golpes de descabello.

Marcos con su primero poco pudo hacer por la falta de fuerza del animal, (Pues estaba cogido con alfileres) excepto enseñar sus cartas. Verde como una lechuga, mostró templanza y suavidad manejando los engaños. Un pase de pecho llevando al animal hasta la hombrera contraria para acto seguido pegar una buena tanda de naturales, fueron el punto álgido de la faena. Estocada. Con su segundo, siguió la misma línea, la de torear con templanza, intentando hacer las cosas bien y todo con mucha suavidad y despaciosidad. El resultado de la ecuación resultó ser el de un novillero sin caballos faltó de oficio (Lógico del que da sus primeros pasos) pero con cositas, que dejan ver que su vía no es la del pegapases, siendo más bien la del clasicismo.

FICHA DEL FESTEJO.

Jesús García. Dos orejas y vuelta al ruedo.

Marcos. Dos orejas y oreja

En resumidas cuentas…Los sueños, sueños son, y están para cumplirlos. Pues el que no sueña en vida, está muerto de alma y espíritu, y la vida es para aquellos locos soñadores capaces de exponer su vida por todo y por nada.