La de mayo, la del dos, la del recuerdo al pasado, la goyesca. La goyesca del dos de mayo en la Comunidad de Madrid, en la plaza de toros de Las Ventas, lidiada y estoqueada por tres madrileños. Iván Vicente, Javier Cortés y Gonzalo Caballero, que pusieron al servicio del aficionado, cada uno con su concepto, las ganas y el valor, aún teñidos de sangre, mostrando de esta manera, cual es la cara y la cruz, y la verdad en una misma tarde de toros.

El primero de la tarde, marcó de salida un buen tranco por el pitón izquierdo. Picado sin estridencias y de manera comedida, Vicente quiso cuidar al toro para poder sacar partido en el último tercio, aunque el animal en banderillas, marcase querencia al abrigo de las tablas. Con la muleta, el bueno de Iván firmó una faena de corte clásico, regalándonos sobre todo un par de bonitas tandas al natural con la mano muy baja, y en consecuencia, los «olés» fueron cantados en los tendidos. La elegancia del torero andando con los trastos, llenó el escenario, y más aún enterrando la espada en todo lo alto. Estocada.

En cuarto lugar, salió un zambombo de 630 kg, pero con todas y con esas, metió bien la cara en el capote de Vicente, y apretó en el segundo puyazo. En banderillas, el animal tuvo movilidad, pero…El «pero», fue su elevada romana y carecer de casta. 100 kilos le sobraban al toro, y eso hizo mella en su embestida. Iván estuvo firme, e intento estructurar faena por ambos pitones, pero hasta ahí. Estocada.

El segundo de la tarde, de capa melocotón y de 510 kg, fue protestado de salida por su pobre presentación, en comparación de los novillos lidiados en anteriores tardes. Suelto de salida y sin fijeza, fue picado de manera discreta, por no estar sobrado de fuerzas. En banderillas, el pupilo de Joselito, ya marcó sus ideas y condiciones de embestir de manera informal. Falto de clase y de casta, el animal embistió soltando la cara por momentos, y Cortés, estructuró una faena basada en la firmeza, pero al mismo tiempo en el clasicismo defendiéndose por momentos de los arreones del toro. Pinchazo y bajonazo.

El quinto, muy serio por delante, tuvo buen tranco de salida, y Cortés tuvo la cortesía de lucirlo en el caballo poniéndolo en suerte. En el tercio de banderillas, lució la cuadrilla al completo, sobre todo llevando una lidia ordenada. Pero llegó la hora de la verdad, y de coger la muleta y apostar tirando la moneda al aire. Javier se entregó desde el principio con la diestra, y en un traspies, el toro le hizo hilo, y le propinó una cornada en la cara trasera del muslo izquierdo. Aún así y mananodo la sangre hasta el tobillo, Javier siguió toreando y pegó otras dos tandas con la diestra muy de verdad. Estocada perpendicular

Caballero volvía después de su discurso en la presentación de los carteles de la Feria de San Isidro. Por chiqueros, salió el tercero, serio y con cuajo, al que recibió Gonzalo de manera discreta. De igual manera, picado de manera discreta, tras una lidia más propia de una capea de pueblo. Por lo menos, fue banderilleado de manera correcta. Caballero, en esta ocasión habló con la muleta, y no de forma vulgar, pues la escasez de fuerzas del animal, hizo que el coleta tuviese que citar con toques sutiles, y cada muletazo, era una una caricia, con tal de mantener al animal en pie. Gonzalo con la zurda siempre buscó el pitón contrario, buscando el reconocimiento del respetable, que tanto valora esa colocación. Con la espada, le faltó lo pronunciado en dicho discurso, y pinchó en varias ocasiones y tuvo que usar el descabello.

El sexto, otro toro con romana, fue el encargado de pegarle una voltereta al joven Gonzalo Caballero, al salir del remate de un quite por verónicas. Cornada en el muslo, y conmoción, pero aún así, y todo hay que cantarlo, le puso los mismos arrestos que al discurso, y con un torniquete en la parte alta del muslo izquierdo, puso sus partes nobles encima de la mesa, dando argumentos con creces, para estar en la Feria de San Isidro. Mermado de facultades, realizó el toreo fundamental de manera airosa por ambos pitones. Fallo con los aceros por su merma de facultades

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Las Ventas con media entrada aproximadamente, donde saltaron al ruedo de la misma, seis de El Tajo y La Reina de presentación y juego desigual.

Iván Vicente. Vuelta al ruedo tras petición y silencio

Javier Cortés. Silencio y oreja

Gonzalo Caballero. Silencio y ovación