El toro «Rosaleda» de la ganadería Pablo Mayoral, cumplió las expectativas de los aficionados en el III Toro de cajón en la localidad madrileña de Villaconejos, en una tarde de agradable temperatura, ya típica del mes de mayo.

Fotografías de Sergio Alonso

El animal, hizo las delicias de los aficionados al otro lado de la talanquera, y de aquellos que estuvieron participando de forma activa en la calle. Pues tuvo durabilidad y emoción en las embestidas ante los cites. Alicientes fundamentales para el disfrute.

Posteriormente, después de la suelta de «Rosaleda» no terminó la cosa, pues en la plaza soltaron varios novillos de capea, para el disfrute de los aficionados.

El de Pablo Mayoral, también entra en el I Certamen concurso, de unión de aficionados y peñas de Castilla la Mancha y Madrid.