Típicos, tópicos y tópicos típicos en el mundo del toro, y tres toros de Fuente Ymbro, los tres primeros, con el equilibrio perfecto para el aficionado y el torero, sobre todo destacando al segundo de la tarde «Hechizo» el cual tuvo transmisión, ese punto de casta fundamental para la emoción del espectáculo y un punto de clase. El peor, el sexto, pero aún así, una corrida que mantuvo el interés en lineas generales. Nada tiene que ver la ganadería procedente vía Jandilla, y esta, descendencia directa de la ganadería, madre de muchas ganaderías, Juan Pedro Domecq. Un mundo y una eternidad entre ambas. Una pecando de blanda y en infinidad de ocasiones ausente de casta, pero con calidad. Y esta de Fuente Ymbro, con un una buena dosis de casta, y en algunas ocasiones de picante.

El primero de la tarde, salió un tanto distraído de chiqueros, no queriendo nada con el mayor de los Adame. Eso sí, un tío con cuajo y de lamina imponente el primero de Fuente Ymbro. En el caballo, el animal cumplió sin más, y en el tercio de banderillas, cantó que sería mejor por el derecho que por el izquierdo con ese puntito de casta que tanto gusta. Adame con la muleta, estuvo correcto, pero la corrección en Madrid no vale, y cierto es que el pupilo de Ricardo Gallardo ofreció una embestida informal pero con movilidad y emoción. Joselito no cruzó esa línea y no supo domeñar el pitón derecho. Estocada desprendida. El animal recibió ovación en el arrastre.

El cuarto de la tarde, no quiso ver de salida el capote de Adame. En varas, creó el desconcierto derribando al picador de turno y al que guarda la puerta. Peligro sordo y no tan sordo tenía «Señoría» pues en banderillas midió. Con la muleta, Joselito no sabía por donde meterle mano, pero su buen oficio le hizo estar con dignidad delante de la cara del toro, sobre todo por el pitón derecho, El toro sabía dónde estaba el cuerpo del torero, y lo que dejaba atrás.

El segundo de la tarde, hizo fijar la atención del respetable en él desde el minuto cero por su seriedad e imponente trapío. Estrecho de sienes pero con las puntas mirando al cielo y descolgada badana, tuvo celo en el saludo capotero de Román, revolviéndose rápidamente en cada verónica. En el caballo, no hizo una pelea brillante, pero aún así mostró poder y genio, y en el tercio de banderillas, puso en apuros al «Sirio»  tras salir de un par de banderillas, pero por suerte sin consecuencias. Román  empezó por estatuarios y apostó rápidamente con la muleta y sin dudas con la diestra. Citó de largo y toreó en redondo conectando enseguida con el tendido. Domeñó la embestida encastada del animal, sometiéndolo con mano baja y una buena dosis de valor. «Hechizo» era el nombre del toro, pero Román hechizó con la izquierda al final de faena con doblones por bajo, poniendo de esta manera la firma en una faena basada en la verdad sin medias tintas, pero sin firmar por desgracia con la espada.  Media estocada trasera.

El quinto, otro tío con toda la barba, tuvo también una salida más pausada. Después del encuentro con el caballo y el tercio de banderillas, el animal sin estar del todo sin definir, y era el momento de apostar de Román con la muleta. El valenciano le presentó bien la muleta en todo momento por ambos pitones, pero este de Fuente Ymbro, cazaba moscas por el pitón derecho. Firmeza una vez más de Román, con un animal de ideas no muy claras. Estocada

Con el mentón encajado en el pecho y la pata pa,lante, recibió Garrido al tercero de la tarde en su saludo capotero. Bernal, lo picó lo justo, pues este de Fuente Ymbro, cantó de salida más calidad, pero en contra, menos casta que sus hermanos anteriores. Y efectivamente, durante el transcurso del tercio de banderillas, pudimos ver cual era la condición del pupilo de Gallardo. José, le presentó bien la franela, y construyo una faena de trazos finos muy personal con esos chispazos de gusto que tanto gustan. La calidad y nobleza del animal, era notoria, pero…Le faltó motor. El extremeño dibujó bellos naturales en la arena, mostrando y dejando entrever su buen concepto. Estocada desprendida.

El sexto y último, otro tío con toda la barba. El de Fuente Ymbro, también tenía esa codicia de volverse rápido en cada verónica y acudir raudo al cite de Garrido. Bien picado también el sexto y bien, no es excederse, es simplemente picar en su sitio sin más. Pero tras el tercio de varas y el transcurso del tercio de banderillas, el toro mostró su condición, y cantó claramente que no estaba sobrado de fuerzas. Con la muleta, fue un querer y no poder por la falta de fuerzas del animal, pues de cuando en cuando soltaba la cara. El extremeño simplemente pudo mostrar firmeza realizando el toreo fundamental, y con aliciente de no salirse de su concepto. Estocada

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Las Ventas. Tercera de abono con 3/4 de entrada aproximadamente. Toros de Fuente Ymbro con tres primeros toros interesantes, sobre todo destacando el segundo «Hechizo» y los tres últimos, por debajo de los tres primeros por la ausencia de casta.

Joselito Adame. Silencio en ambos

Román. Ovación y silencio

José Garrido. Silencio en ambos