Emoción, emoción y emoción, eso dio Fortes a Madrid que despertó a la plaza en el sexto de la tarde. Gran actitud la de Fortes, pese a no cortar orejas deja claras sus credenciales y lo que quiere ser. Corrida imponente de Pedraza de Yeltes que no terminó de romper.

Poca historia tuvo el primero, un toro fino e imponente sin ser exagerado. Un animal que no tuvo celo ninguno pero si nobleza, insuficiente para Madrid. El animal quería, llegó a humillar y no colocó mal la cara por ambos pitones. La falta de acople entre el toro y Escribano, la falta de fuerza del primero y una faena convertida en trasteo silenció al tendido.

Este segundo fue un toro de apostar, de cruzarse con él, plantarle cara, en definitiva, de hacerle las cosas bien. Y Bello, que así se llamó, se lo demostró a Luque durante la faena de muleta, en una tanda por la derecha. El toro no fue ningún caramelo ni tampoco un toro de triunfo, pero cada animal tiene su lidia y quizás a este no se le hizo la adecuada. Falló el de Gerena con los aceros y termino de enfriar el hormigón.

Buena la actitud de Fortes ante este tercero, molestó algo más el viento y eso condicionó la faena de muleta. Al matador le faltó cruzarse y correr más la mano para evitar los enganchones y el toro no tuvo mala condición, es cierto que fue irregular y desordenado en sus embestidas durante toda la faena y le protestó en alguna ocasión pero tuvo prontitud y movilidad. Mal el malagueño con el estoque.

Hasta chiqueros se fue Manuel Escribano para recibir de rodillas a Mirante. Un toro pronto, alegre y con fijeza. En el caballo peleó sin acabar de romper, consiguiendo derribar al picador en el primer encuentro. Fue listo el sevillano, después de la protesta por la colocación de los palos en los dos primeros pares, puso un tercero de infarto, muy pegado a tablas y consiguió, hasta el momento, la ovación de la tarde. La primera tanda presagió lo que vendría a continuación, humillación y nobleza por parte del animal. Faltó acople entre ambos protagonista y cierto es que el toro bajó la intensidad con la que inició la faena, sin más argumento, terminó el cuento.

El quinto fue un animal que se quedaba corto en los primeros tercios, no tuvo demasiada fijeza pero si movilidad. Muy atacado estuvo Luque con la muleta ante un toro que exigía firmeza y mente fría. Las embestidas transmitían muy poco y a mitad de faena el toro se desentendió, salía suelto y aquello no decía nada. poco se pudo hacer. Pronto se fue a por la espada el diestro y en los terrenos del 7 cobró una estocada tendida, tardó el animal en doblar y se escucharon algunos pitos.

Otra vez Fortes, que por momentos hizo olvidar lo aburrida que estaba siendo esta cuarta de feria, una media enroscada en la cintura bastó para levantar la ovación del respetable. Muy firme empezó el matador, por abajo e intentado alargar al máximo la embestida. Intento ligar cada muletazo pero fue difícil, le prendió por el pitón derecho y a partir de ahí, cambió la faena. Más quietud, más emoción. Salía el toro con la cara arriba, animal complicado y laboriosa actitud del malagueño, que tragó y tragó. Cobró una estocada y Madrid le pidió la oreja. Si la primera es de reglamento, debió concederla el presidente que se erigió en protagonista de la tarde olvidando su función. Espectacular bronca al palco. Dos aclamadas vueltas al ruedo las que dio Fortes y una gran ovación de despedida.

Terminó la cuarta de abono con más pena que gloria, no solo por el juego de los toros, también por la polémica en el palco. Pobre encierro de Pedraza en cuanto a juego y transmisión pero con calidad en sus embestidas.

Ficha del festejo: Plaza de toros de Las Ventas, Madrid.

4ª de la Feria de San Isidro. Entrada, dos tercios de plaza. Toros de Pedraza de Yeltes. Bien presentados, de buena condición en lineas generales destacando 4º y 6º, nobles y venidos a menos. Faltos de fuerza y transmisión.

Manuel Escribano (carmelita y oro): silencio y silencio.

Daniel Luque (rosa y oro): silencio y silencio.

Fortes (azul celeste y oro): silencio y dos vueltas al ruedo tras petición unánime de oreja que el presidente desestimó.

Incidencias: tremenda bronca al palco tras no conceder la oreja del sexto a Fortes, se lanzaron almohadillas al ruedo.

Imagen: Plaza 1.

Carlos Grasa Pejenaute. @CarlosGrasa