Peligrosa, lista, astuta y con ganas de cazar. Sin obediencia alguna en los capotes y muletas. Un trago la de Saltillo, excepto el primero que permitió el lucimiento de Chacón y con nota alta. El ¡Uy! el ¡Ay! y el corazón en un puño, estuvieron presentes en los tendidos.

El primero de la tarde, salió pegando franazos en el capote de Chacón. La papeleta ya se preveía complicada. Lo puso en suerte muy de largo para lucir al toro, pero este, más que bravura, tenía esa listeza tan característica de esta casa. En banderillas, mostró su peligro de manera inminente. Chacón conmuleta, a parte de mando, imprimió temple, y rápidamente le cogió la medida por el pitón derecho. Por el izquierdo, el animal cazaba moscas con el rabo, y basó prácticamente toda la faena con la diestra. Octavio, con el primero de su lote, demostró tener oficio, a parte de saber torear. Estocada trasera. Al toro se le dio la vuelta al ruedo, tras sus tres entradas al caballo, y todo esto por cuenta ajena del presidente.

El segundo de Saltillo, ya mostró sus ideas en el saludo capotero de Esaú. Este tenía teclas para tocar, pero bien tocadas. El bueno del torero de Camas, lo quiso lucir en el caballo, pero el toro más lejos que bravura, mostró mala uva. En banderillas, ya el peligro, era eminente. Ya una vez con la muleta en la mano, Esaú solamente pudo andar con la mayor dignidad posible, y matar dentro de lo que cabe, de la mejor manera posible. Estocada habilidosa.

El tercero de Saltillo, también tenía teclas. Igualmente, quiso lucir al animal en el caballo, y en banderillas, eminenció su mansedubre buscando los terrenos del tendido 3. Con la muleta, Ritter, simplemente pudo mostrar firmeza y entereza ante un animal peligroso así sin más. Aguantó parones y tragó…Estocada y golpe de descabello

El cuarto, salió pegando hachazos, y rajó totalmente el capote de chacón Con peligro, y cortando en todo momento, sabiendo lo que dejaba atrás…En banderillas, quería cazar los cuerpos de los de plaza. ¡Todo un prenda! Con la muleta, el toro no tenía ni un pase, y fue una batalla de tú a tú entre toro y torero, pues le iba buscando y siguiendo los pasos en cada momento. En uno de los cites con la diestra, el de Saltillo buscó el pecho del torero de forma descarada. Estocada.

El quinto no sería menos peligroso…En el peto del caballo, se partió el pitón derecho por la mitad, y en banderillas, cortó una barbaridad, mostrando claramente su peligro y sus ganas de cazar. Este de Saltillo, le hizo varias radiografías al torero de Camas, embistiendo con la cara alta. El bueno de Esaú lo intentó meter en la muleta, pero en cada cite, el animal le medía de pies a cabeza, haciéndole un traje con la vista. Con la espada pasó ciertos apuros y le costó matar, sufriendo la intolerancia del público.

El sexto, un prensa así sin más en todos los tercios. ¿Qué decir? Simplemente, que Ritter, salió vivo, tras ser medido y perseguido por el animal. Un Saltillo con peligro y viveza en la mirada y con una cornamenta espectacular. Estocada y descabello.

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Las Ventas. Algo más de un cuarto de entrada. Toros de Saltillo mansos y peligrosos

Octavio Chacón. Vuelta al ruedo tras petición y ovación

Esaú Fernández. Silencio en ambos

Sebastián Ritter. Silencio en ambos