Decepcionante corrida de Zalduendo en la segunda de la feria de Algeciras de esas que hacen daño cuando la plaza está a rebosar y llena de ilusión por ver torear. Lo bueno, que fue corta, ya que duró dos horas y diez minutos con merienda incluida. 

El Juli consiguió desorejar al único que dio opciones. Tuvo mayor motor y fue un gran colaborador para un diestro que está en plenitud y es capaz de triunfar con menos de medio toro. Morante de la Puebla y Roca Rey, que se presentaba en el coso de las Palomas, se fueron inéditos. 

El primero de Zalduendo apretó hacia tablas, sin terminar de desplazarse en el capote de Morante de la Puebla. Se dejó pegar en el caballo. Con la muleta molestó el viento y el de la Puebla no estuvo confiado en ningún momento con el toro que no fue ningún barrabás. Abrevió cogiendo la espada tras probarlo por ambos pitones. Media estocada. Bronca.

Enfibrado y decidido recogió el Juli por verónicas de mano baja y una gran media para rematar al segundo de Zalduendo. Lo cuidó en varas y el Juli le recetó un gran quite por chicuelinas ajustadas y con gusto. Bueno fue el tercio de banderillas ejecutado por José María Soler y Fernando Pérez que se vieron obligados a recoger la ovación. Con la rodilla en tierra y obligando al toro comenzó el Juli su faena. El madrileño estructuró a la perfección su faena, fue de menos a más, encontrando en el toro un gran colaborador. En redondo llegaron las tandas más importantes de la obra, ligando los pases y con la mano muy baja. Al natural el de Zalduendo no respondía igual y solo pudo dejar varios naturales sueltos de bella factura. En las postrimerías de la faena acortó las distancias, lo pasó por alto sin inmutarse y le encandenó varios circulares que pusieron la plaza en pie. Estocada entera trasera. 2 orejas.

El tercero de la tarde salió frenado en el capote que le presentó Roca Rey. Lo intentó el peruano por verónicas pero no pudo ser del todo lucidas por la condición del de Zalduendo. Un picotazo se llevó en el caballo. Haciendo la estatua por alto en el tercio comenzó Roca Rey la faena. El de Zalduendo no tuvo recorrido y protestaba dando cabezazos. Roca Rey se puso y lo intentó por ambos pitones. No se dio demasiada coba y tras un arrimón meritorio decidió irse a por la espalda. Estocada entera con habilidad. Palmas. 

Pudo brillar Morante en el recibo capotero del cuarto de la tarde. Verónicas con compás y arte que no pudieron ser perfectas porque el toro no se rebosaba. Se le cuidó al burel en varas. Llegó a la muleta sin vida el Zalduendo. Sin transmisión, ni motor desde el principio sin dar opciones al toreo de Morante. Lo intentó el de la Puebla pero al ver que no había donde rascar decidió abreviar. Con habilidad enterró la espada a la segunda. Silencio.

Por verónicas ajustadas y de mano baja recibió El Juli al quinto de la tarde que embistió con transmisión de salida. Tampoco recibió un castigo excesivo en varas este de Zalduendo. Llegó desfondado a la muleta. Sin clase, soltando la cara y sin recorrido que imposibilitaron el lucimiento de un Juli que lo intentó por ambos pitones y se fue resignado a por la espada. Estocada entera a la tercera y un descabello. Ovación.

Muy parado y sin pasar salió el último de la tarde con el que Roca Rey sólo pudo estar en profesional con la capa. Entró dos veces al caballo al salirse suelto en la primera vara. Tampoco llegó a la muleta este. Embestidas sin emoción ni vida que imposibilitaron la faena del peruano que tras intentarlo sin éxito decidió coger la espada. Media estocada. Silencio.

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de las Palomas de Algeciras. Lleno. 

Toros de Zalduendo. 1º soso, 2º colaborador, 3º desclasado, 4º sin vida, 5º sin casta y 6º sin casta.

Morante de la Puebla (verde y oro). Bronca y silencio.

El Juli (azul marino y oro). 2 orejas y ovación.

Roca Rey (tabaco y oro). Palmas y silencio.

Sergio Maya / @sergiomaya7