Año 2038, una reunión de amigos de unos 30 años de edad. Plaza de Toros de las Palomas: “¿Juan te acuerdas de la tarde del mano a mano José Tomás y Perera del 2018?”, dice el amigo … “¿No me voy a acordar?, fue mi primera corrida de toros y la que me aficionó a los toros”. Esta conversación a buen seguro se produzca en el futuro y también muchos dirán “Yo estuve allí “ orgullosos cuando en cualquier tertulia taurina se hable de la tarde del 29 de junio de 2018 en Algeciras. 

La tarde fue histórica, apoteósica, cumbre … utilicen el adjetivo que quieran. Regresaba José Tomás, alias “El deseado”, y 12.000 almas llenaron la plaza y lo vieron, pero también se encontraron con un inconmensurable Miguel Ángel Perera que demostró toda su tauromaquia y recordó que él es una figura del toreo que da la cara tarde tras tarde en todas las plazas.

Tomás 2 orejas y otras 2 que se fueron por la espada y Perera 3 y un rabo, indulto incluido a un gran ejemplar de Jandilla de nombre “Libélula”. Rivalizaron en quietud, en temple, en quites y en bordar el toreo. Tarde para el recuerdo en que los dos salieron a hombros y el público toreando hasta el Real de la Feria algecireña.

Con una ovación de gala arrancó la tarde en Algeciras. Tomás compartió las palmas con Perera en un bonito gesto de compañero. 

Con un mimo en las muñecas y la figura erguida recibió Tomás al primer astado de Cuvillo, de bonitas hechuras, que embistió con temple y mucha calidad en los delantales a pies juntos. Galleó por chicuelinas despaciosas con las que enloqueció al respetable. Tras un leve paso por el caballo volvió a liarla Tomás con un quite inverosímil, sin inmutarse y con un temple exquisito intercalando delantales con saltilleras. Por ayudados por alto acompañando con la figura se sacó al toro a los medios para iniciar la faena. El toro mantuvo la calidad pero perdió fuelle. Tomás no lo obligó al principio con unos derechazos a media altura y en línea recta. Con la zurda se rompió más la cintura y después en otra tanda a pies juntos dejó los mejores pasajes de la faena. Todo muy templado, con las muñecas rotas y los pies quietos. La última tanda puso al público en pie. Atornillado al piso le dio varios pases por la espalda sin inmutarse por donde prácticamente no cabía. Para finalizar unos estatuarios ajustados. Estocada entera trasera y baja. 2 orejas.

Salió abanto el segundo de la tarde de la ganadería de Jandilla. Lo esperó Perera en los medios y le recitó media docena de chicuelinas a cual más ajustada. Un trámite fue su paso por el caballo. Quite de riesgo el de Perera por unas tafalleras muy ajustadas. Se desmonteró en banderillas Javier Ambel. Con una rodilla en tierra, dándole los frentes y pasándose al toro por ambos pitones comenzó la faena el extremeño. El temple fue la base de toda la obra a pesar de que el toro protestó soltando la cara cada vez que pasaba. Estructuró a la perfección Perera la faena, yendo de menos a más. Por la zurda dejó naturales largos y obligados y con la derecha tandas de derechazos buscando la ligazón y dejándoselo llegar. Al final de la faena acortó las distancias y acabó con unos circulares sin moverse y luego dejándose llegar los pitones a la mismísima barriga que puso al público en pie. Estocada baja a la segunda. Oreja.

No se empleó el tercero de Cuvillo, castaño de capa y de hechuras perfectas, en el capote de Tomás que se fue dando verónicas a los medios entre las huidas del toro rematadas con un par de chicuelinas ajustadas. Se dejó pegar en varas. De nuevo el quite fue de tragar. Capote a la espalda por gaoneras sin inmutarse y solo moviendo los vuelos mientras que el toro le pasaba por la cintura con emoción y fuerza. Se desmonteró José Chacón tras un gran tercio de banderillas. Manseó demasiado el toro en la muleta saliéndose suelto tras cada muletazo. José Tomás lo intentó, primero en los medios y luego en las tablas para acabar en chiqueros. Dejó muletazos sueltos de categoría por ambos pitones pero la faena no pudo tener consistencia. Estocada trasera. Palmas.

Gran recibo a la verónica de Perera al cuarto de la tarde del hierro de Jandilla. Se salió a los medios toreándolo por bajo y ajustado. Muy poco castigo en varas recibió el animal. Quite lucido y de mérito de Perera compuesto de chicuelinas, tafalleras y gaoneras. Excelente fue la brega de Curro Javier y sensacionales los pares de Juan Sierra y Guillermo Barbero. Para los anales quedará el inicio de faena de Perera en los medios con varios pases por la espalda sin mover los pies, pases de la firma y pase de pecho cadencioso y largo. Siguió a un nivel muy alto toda la obra. Lo reventó Perera por abajo con tandas largas, profundas y templadas. El pitón derecho del toro fue sobresaliente, embistiendo con mucho ritmo y emoción. Perera puso al público en pie en innumerables ocasiones pero el final de faena fue cumbre. Se lo dejó llegar, honró a Dámaso González, se puso los pitones en la barriga y tiró del toro llegando a abusar de él. Hizo un ocho con el toro sobre su cuerpo y enloqueció al respetable que pidió el indulto con fuerza. Manoletinas finales rematadas con un colosal pase de pecho que sirvió para que el toro se ganara la vida. 2 orejas y rabo simbólicos. 

No se empleó en el capote el quinto de la tarde que a punto estuvo de voltear a José Tomás cuando trataba de torearlo por verónicas. Puyazo largo el que recibió el toro. Por estatuarios en los medios sin mover las plantas comenzó la faena Tomás. El toro era más bruto e informal en sus embestidas aunque fue a más. Brilló el de Galapagar por naturales, desmayados, obligados, estático e incluso con despreció al embarcar las embestidas del toro. Fueron tres tandas, luego volvió a la diestra, tiró del toro, lo obligó a seguirla con mucho temple y cadencia, con la cintura rota. Se fue a por la espada pero antes dejó una tanda de manoletinas ajustadísimas. Pinchazo, mete y saca en buen sitio y un descabello. Vuelta al ruedo. 

El sexto de la tarde salió con brío y Perera tras fijarlo le dio varios lances por verónicas a pies juntos hasta salirse a los medios. Picotazo en varas para después volver a impactar con un quite por saltilleras cambiando los pitones sin inmutarse que pusieron al público en pie. Gran tercio de banderillas a cargo de Curro Javier y Guillermo Barbero. Brindó Perera el toro a José Tomás. La faena comenzó con pases por alto con un Perera que fue un poste. El toro no duró y pronto acortó sus embestidas y soltaba la cara. Perera de nuevo empleó el temple para imponerse junto a su firmeza. Fue encadenando las tandas por ambos pitones con pases largos, por bajo y templados que el toro aceptó a regañadientes. Mantuvo el interés toda la faena aunque no llegó a prender la mecha como en su anterior faena. Exprimió las embestidas del animal e intentó montarse encima pero el toro no se dejó. Pinchazo y estocada. Palmas.

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de las Palomas de Algeciras. Lleno. 

Toros de Núñez del Cuvillo (1, 3º y 5º) Jandilla (2º,4º y 6º). 1 gran clase, 2º con genio y movilidad, 3º manso, 4º indultado de nombre “Libélula” 155, 5º informal, 6º faltó fondo.

José Tomás (verde botella y oro). 2 orejas,  palmas y vuelta al ruedo.

Miguel Ángel Perera (tabaco y oro). Oreja, 2 orejas y rabo simbólicas y palmas.

Sergio Maya / @sergiomaya7