La localidad onubense de Almonte celebró su tradicional festival taurino solidario a beneficio de la Asociación de Fibromialgía de Almonte. El festejo estuvo condicionado por el escaso juego que dieron los novillos, a pesar de ello Andrés Romero, José Garrido, Alfonso Cadaval y El Cid, que hizo la mejor actuación llevándose los máximos trofeos, salieron a hombros. 

El primer novillo de la tarde no se lo puso fácil a Andrés Romero. Muy parado, sin celo y pegando arreones hacia las tablas. El rejoneador onubense sacó oficio, pisó terrenos de cercanía para provocar al animal e hizo todo lo que en su mano estaba para llegar a los tendidos con adornos accesorios entre banderilla y banderilla. Finalizó clavando tres banderillas cortas. Enterró el rejón de muerte al segundo intento cayendo demasiado bajo. Oreja.

La tarde para el toreo a pie comenzó con un segundo novillo parado, sin recorrido, ni demasiada casta. Curro Díaz dejó destellos de su gran concepto con varios chispazos de arte. El novillo cuando se vio podido se rajó y se puso a la defensiva truncando la buena voluntad del de Linares. Estocada tendida y dos descabellos. Oreja.

El Cid pudo estirarse a la verónica con el tercer novillo. Se encontró a gusto con la muleta, entendiendo a la perfección al novillo que tuvo nobleza pero le faltó clase y repetición. Estuvo más cómodo toreando al natural donde hubo pasajes que recordaron los mejores tiempos del de Salteras. Templado y firme toda la faena y con unos pases de pecho sensacionales qué eran el broche de oro a cada tanda. Estocada caída efectiva. 2 orejas y rabo.

El cuarto novillo de la tarde estuvo en el aire del segundo. Parado y reservón poniendo en apuros a Escribano en banderillas. Con la muleta el de Gerena estuvo con mucho oficio y técnico. Desengañó al animal y le alargó lo máximo posible las embestidas. Sin embargo el novillo no fue agradecido y no permitió el lucimiento de Escribano. Estocada arriba y descabello. Oreja.

Mucha disposición y entrega tuvo José Garrido en el quinto capítulo de la tarde. Comenzó la faena rodillas en tierra obligando a un novillo que tuvo una acusada falta de raza, y que tras ese inicio se vio podido se rajó y no quiso pelea. Garrido se impuso y le consiguió dar buenos pases sueltos a pesar de la poca clase del novillo. Alargó la faena y el novillo a punto estuvo de prenderlo cuando estaba acabando los últimos naturales. Estocada tendida y caída. 2 orejas.

Alfonso Cadaval se lució por verónicas con el capote a la salida del cierra plaza. El novillo no anduvo sobrado de fuerzas, ni tampoco tuvo clase, ni una embestida con emoción. Cadaval estuvo voluntarioso realizando una faena irregular con muletazos bien conseguidos con otros pasajes más desajustado por la condición de su oponente. Destacable fue el final de la obra por ayudados toreros. Estocada tendida atravesada, casi entera caída y descabello. 2 orejas.

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de Almonte. Tres cuartos de plaza. 

Toros de La Resnera (1, 2º y 4º) y Diego Puerta (3º, 5º y 6º)

Andrés Romero. 2 orejas.

Curro Díaz. Oreja. 

El Cid. 2 orejas y rabo.

Manuel Escribano. Oreja. 

José Garrido. 2 orejas.

Alfonso Cadaval. 2 orejas.

Incidencias: el festival comenzó 10 minutos tarde. Al romper el paseíllo el Ayuntamiento de Almonte, la Hermandad del Cautivo y la Asociación de Almonte de Fibromialgia entregaron un obsequio a todos los matadores. 

Sergio Maya / @sergiomaya7