Con tres cuartos de plaza arrancaba el paseíllo de la primera corrida de toros a pie de la Feria del Ángel 2018 de Teruel. En el cartel David Fandila «El Fandi», Sebastián Castella y Álvaro Lorenzo se medían a toros de Torrealba, de correcta presentación, pero con escasas fuerzas. Nada pudo hacer con su lote El Fandi, mientras que Castella cortó un apéndice a su primer oponente. Al toledano Álvaro Lorenzo le tocó el lote más potable, y de no haber sido por el fallo con la espada, hubiese abierto la puerta grande.

Nulas opciones tuvo El Fandi con el primero de la tarde, sin fuerzas y muy soso. Buen tercio de banderillas y nada destacable en las telas, a pesar de que lo intentó por ambos pitones. Mató a la segunda, y recibió palmas de un público cariñoso. Pitos en el arrastre para «Verdiales». Ya con su segundo toro, se lució en banderillas y comenzó la faena de muleta en el tercio. A partir de ahí, poco pudo hacer el gaditano ante un toro descastado y sin fuerza que más que embestir, se defendía. Pasaportó El Fandi al último de su lote sin opciones, de una estocada y un descabello.

Vistoso recibo capotero de Castella al segundo de la tarde, aplaudido por el respetable. Tras un simulacro en el tercio de varas, brindó al público el francés y comenzó la faena mostrándole el camino a su oponente. El toro embistió con clase y recorrido, pero sin demasiadas fuerzas. La faena fue alcanzando vuelo por el pitón izquierdo, y pudieron verse tandas muy bonitas y ligadas, hasta que se vino abajo el toro. Estocada fulminante en la suerte natural, que le sirvió para cortar el primer trofeo de la tarde. El que hacía quinto, fue el de más justa presentación de la tarde. Empezó con movilidad y con embestidas desordenadas, y se fue diluyendo sin que Castella pudiera hacer nada más. Palmas.

Toreó con gusto a la verónica Álvaro Lorenzo, y dejó un bonito remate a una mano. Con la mano derecha hizo un toreo muy profundo el toledano, con un toro que embistió humillado y con buen tranco. Ajustadas bernadinas finales, para acabar con el tercero de la tarde de una estocada entera. Tardó en caer, y el presidente concedió una oreja con fuerte petición de la segunda y escuchar una sonora bronca. Al que cerraba la tarde, tras el desorden de los dos primeros tercios, Lorenzo supo aprovechar la inercia con la que embestía para arrancarle largos muletazos con ambas manos. Destacaron dos naturales de auténtico cartel de toros, que llegaron al respetable. De no haber sido por los repetidos fallos con la tizona, hubiese cortado la oreja que le abría la puerta grande. Se atascó el joven torero con los aceros, pero dejó una grata impresión en Teruel.

Plaza de Toros de Teruel. Primera de la Feria del Ángel 2018.
Toros de Torrealba.

El Fandi: palmas y silencio
Sebastián Castella: oreja y palmas
Álvaro Lorenzo: oreja y palmas