Independientemente del resultado artístico y numérico, queda de manifiesto, el buen gusto y  buen hacer por este II Memorial D. Pablo Mayoral en Sotillo de las Palomas por parte de la empresa gestora Arena Proyectos, y la involucración de más personas, para tratar este festejo con mera importancia, tanto por su confección del cartel y su difusión. Aquí, una vez más D Evaristo Olcina, marca la diferencia entre lo vulgar, y la excelencia en una novillada sin caballos en una plaza portátil.

Abrió plaza y estando fuera de concurso, el ganador del I Memorial, Aarón Rodríguez. El joven toledano, no quiso alivios aún estando fuera de concurso, con un novillo complicado con el defecto de meterse por dentro, y muy andarín, pero quedándose bajo los vuelos de la franela. Rodríguez, con sello personal y ya con su concepto de interpretar el toreo bastante definido, le recetó dos tandas con la diestra de buen gusto, llegando al tendido. Detalles y formas con la muleta, hacen quererle ver en el escalafón superior, con la embestida más templada del utrero. Estocada trasera y golpe de descabello.

La disposición de Jorge Molina, y el venirse de largo por incercia del segundo novillo de La Laguna, hicieron posible la estructura de una faena basada en la medición de los tiempos entre tanda y tanda, y las distancias. Molina, aún con pasajes y altibajos propios de un principiante, lo cuajó por ambos pitones. No le faltaron las morisquetas para cerrar la faena, propias de la voluntad de quién quiere abrirse paso. Estocada atravesada, pinchazo y estocada baja.

Villita, venía con alas de mariposa, y con la moral por las nubes, tras su paso y triunfo por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, este pasado jueves. Con garbo y compás, lanceó por verónicas sacándose al novillo al centro del redondel. Este tercero de La Laguna, correoso y sin parar, soltó la cara en cada muletazo. Pero…Villita, ¿Y Villita? bajo la partitura del pasodoble Nerva, no dejó nada por hacer, ni escatimó en esfuerzos, en meter al novillo en la muleta. En ocasiones bajo la dificultad del animal lo consiguió, y en otras no. Pero con todas y con esas, quedó patente y de manifiesto su disposición y buen hacer con un animal con teclas que tocar. Estocada trasera y contraria.

Manuel Perera, tras las actuaciones voluntariosas de sus compañeros, tenía la necesidad imperiosa de apretar, y recibió al cuarto y último novillo, rodillas en tierra por verónicas. Perera, sorteó al mejor novillo de la tarde, y eso le permitió estructurar una faena por ambos pitones bajando las manos, y de gran calado en el tendido. Este de La Laguna, metió la cara y humilló, haciendo posible el toreo de mano baja con la de los billetes. La zurda…Por cierto, buena, ¡Eh! Con la diestra, también lo supo entender, midiendo los tiempos y las distancias entre tanda y tanda. Pero la zurda, la de los billetes, fue la que lució, al igual que el pitón del animal. No le faltaron los adornos y morisquetas en el último tramo de la faena, para terminar de calentar los tendidos. Estocada

Ficha del festejo:

Con novilladas así, aún en una portátil, ganamos todos.

Plaza de toros de Sotillo de las Palomas con 3/4 de entrada. Novillos de La Laguna, andarines y correosos, excepto el 1º, complicado y soltando la cara, y el 4º, de gran calidad, fijeza y recorrido, al que se le dio la merecida vuelta al ruedo.

Aarón Rodríguez. Ovación

Jorge Molina. Vuelta al ruedo tras petición

Villita. Ovación

Manuel Perera. Dos orejas