Con poco más de media entrada daba comienzo la segunda de las corridas de toros que forman el serial valenciano. Tras el paseíllo, el público sacó a saludar a los dos toreros que hoy se batían en un mano a mano en el Coso de la Calle Xátiva. Gran corrida de Luis Algarra, con un toro de vuelta al ruedo, ante la que Paco Ureña pudo sentirse al natural y continuar su idilio con el público valenciano, cortando tres orejas. Román volvía a Valencia para terminar lo que tuvo que dejar a medias en Fallas, y salió a por todas para acompañar a hombros por la puerta grande a su rival en esta tarde.

Recibió Ureña por delantales al primero de Luis Algarra, un toro serio y con cuajo. En el caballo, se le midió mucho el castigo, a un toro que quizás acusó las querencias de la desencajonada, y por ello no permitió un quite lucido a manos de Román, ni lo puso sencillo en banderillas. Rompedor fue el inicio de faena por estatutarios, y dos bonitas tandas por el pitón izquierdo. Por el derecho el toro embestía con más temple, pero con un menor recorrido. Antes de coger la espada de verdad, el lorquino dejó dos preciosos muletazos citando totalmente de frente. Estocada hasta la bola, y primera oreja de la tarde.

Larga cambiada de Ureña demostrando la gran rivalidad que había hoy en el ruedo. Muy frío el tercero de la tarde, que además acusó las dos volteretas que dio tras clavar los pitones. El comienzo de faena estuvo basado en la mano derecha, ante las embestidas humilladas y con clase del Algarra. Aunque sin duda, el momento álgido de la faena llegó en el toreo al natural. Toreo del caro de Ureña, con naturales a pies juntos, de cartel de toros. Estocada a la primera, y oreja no concedida tras una mayoritaria petición. Vuelta al ruedo, y fuerte bronca para el presidente.

Enseñó a embestir al toro Ureña con el capote. Gran tercio de varas a cargo de Pedro Iturralde, que se llevó una gran ovación. Gran detalle tuvo el lorquino, dejando hacer un vistoso quite al sobresaliente Victor Manuel Blázquez. Muy firme estuvo Ureña en el inicio, aguantando las rebrincadas embestidas del castaño de Luis Algarra. Se descalzó Paco, para torear profundo al natural y arrancar al unísono los ‘olés’ de toda la plaza. Ureña entregado, y toda la plaza en pie y rendida ante su toreo. Un toreo que recuerda a otra época. Estocada fulminante, y dos orejas ante un gran toro premiado con la vuelta al ruedo.

Con una larga cambiada recibió Román a «Paladín» segundo de la tarde, un toro burraco que desde los primeros compases mostró tener las fuerzas justas. Brindó el valenciano al equipo médico, tras la cornada que sufrió en las pasadas Fallas. Una ligada tanda por el pitón derecho, tras el comienzo genuflexo, hicieron sonar la música. Continuó por el derecho, intentando acoplarse a las embestidas del burraco, que cabeceaba al final del embroque. Por el izquierdo tenía más clase el toro, y lo toreó por abajo llevándolo muy largo. Por ese pitón precisamente, fue volteado sin consecuencias. Acortó distancias Román, y tras unas ajustadas manoletinas, estocadón y el toro cayó rodado, para cortar un trofeo. Arrebatado recibo capotero de Román ante otro toro aplaudido de salida por su presentación.

Muy toreras las verónicas de Ureña, que tampoco perdonó su quite en esta ocasión, y replica de Román con el capote a la espalda. El público se puso en pie para ovacionar un gran tercio de banderillas a cargo de Raúl Martí y El Sirio. Más teclas que tocar tenía el cuarto del festejo. Demasiados enganchones, y una faena en la que quizás pecó de encimista Román. Estocada entera en los medios, y leves palmas para el torero.

Con el último, salió a dar el todo por el todo Román, que no quería quedarse atrás. Se fue a la puerta de chiqueros, para después torear por faroles de rodillas en el tercio. Tuvo también el detalle de dejarle quitar por chicuelinas al que fuese su maestro en la Escuela de Valencia. Tras el comienzo de rodillas, se puso a torear con la derecha sin probaturas, a pesar de lo mucho que molestaba el viento. Con la izquierda, dio naturales de gran calado en el público, en los que tragó mucho. Faena de muchos arrestos de Román, pasándose los pitones del toro por los muslos, sin que le cambiase el semblante. Estocada tras un pinchazo, que le servía para cortar la segunda oreja, y salir también a hombros.

Ficha del  festejo:

Segunda corrida de toros de la Feria de Julio de Valencia. Media entrada. Toros de Luis Algarra para el mano a mano entre Paco Ureña y Román.

Paco Ureña: oreja, vuelta al ruedo y dos orejas.

Román: oreja, leves palmas y oreja.