El veterano recortador David Ramírez «El Peque» resultó cogido este pasado lunes  en el concurso de recortes celebrado en Parentis en Born (Francia).   El toro le infirió dos cornadas, y tras los problemas que le pusieron para atenderlo y operarlo en el país vecino, el recortador argandeño ha tenido que volver en su propio coche durante los más de 700 kilómetros de distancia para ser intervenido quirúrgicamente.

Sorprendente, a la par de indignante, que en pleno año 2018 pasen estas cosas y se ponga en riesgo la vida de un torero por este tipo de problemas. Recordamos que hace escasamente unos meses, el banderillero segoviano Víctor Pérez fue operado en Madrid 24 horas después de la cogida que sufrió en Saint Martin de Creu, ya que en el Hospital de Nimes no se dieron cuenta de una cornada de dos trayectorias, una de ellas de 25 centímetros que alcanzaba la cadera.

Desde estas líneas, queremos desear una pronta y satisfactoria recuperación a «El Peque», que en este año cumple su vigésimo quinta temporada en activo como recortador.