Esta tercera de las corridas generales de Bilbao, nos traía un cartel joven en edad y fresco en ideas. Buena combinación ¿No? Joven, fresco, con maneras y mimbres. Cada uno por separado, podían entrar de cuando en cuando en los carteles de campanillas con las figuras, estando en el ruedo de tú a tú, y compitiendo sin remilgos en el ruedo ¿Verdad? Pues no, no es el momento de hablar de las figuras, y sí de realzar la actitud de los tres actuantes: Román, Gonzalo Caballero y Luis David. Actitud positiva de tres espadas cada uno con su concepto, pero los tres con mimbres para estar en todas las ferias, y dando la cara como hoy.

Los de Torrestrella, impolutos de presentación y serios por delante, fueron correosos y con evidente peligro, pero con movilidad. Cosa qué permitió jugar las cartas de los tres espadas.

Muy serio por delante el primer Torrestrella al que recibió Román por verónicas. Este primero, aún arrancándose con prontitud al penco, mostró una evidente falta de fuerzas.  Tras el tercio de banderillas, Raúl Martí y El Sirio saludaron tras parear. Este de galán de amplia cornamenta, tuvo el gran defecto de no estar nunca metido en la muleta, creando una sensación de peligro evidente. Román, firme y por derecho, no buscó alivios, y por momentos metió al toro en la muleta por ambos pitones realizando el toreo fundamental. El animal según avanzaban las tandas, más buscaba el cuerpo del torero. Firmeza del valenciano sin vender el peligro del toro de cara al tendido.  Cerró por manoletinas una faena de máxima exposición. Román, aún dejando una estocada trasera, se volcó encima del morrillo del toro, saliendo volteado sin aparentes consecuencias.

El cuarto, embistió con brusquedad en el saludo capotero de Román…Tras el tercio de varas y de banderillas, las ideas del burraco, quedaron al descubierto. Con poco recorrido y con la cara alta, este de Torrestrella también mostró su peligro desde el inicio de faena de muleta. Román en su línea, firme y con las zapatillas asentadas en el suelo, lo metió en la franela por el pitón derecho. La falta de raza del toro la tuvo el valenciano, en una faena elaborada bajo la frialdad, seguridad e ideas claras. Cerró con bernadinas vertiginosas por la peligrosidad del toro ir con la cara alta. Estocada trasera

El segundo de la tarde, salió sin fijeza en el capote de Caballero, y posteriormente, también salió suelto tras los dos encuentros con el caballo. En banderillas, este cortó manseando y creando ocasiones de peligro. Este de Torrestrella, tampoco estuvo metido nunca en la muleta, con una embestida incierta y soltando la cara en la mitad del muletazo. Correoso y con movilidad, provocó la emoción durante todos los tramos de la faena. Gonzalo, mostró firmeza y pocas dudas en el planteamiento de muleta, y consiguió por momentos meter al animal en la muleta. Cada tanda, era una prueba de fuego para el torero madrileño, solventando la papeleta de manera airosa. Estocada

El quinto, tampoco tuvo mucha intención de humillar de salida, y tampoco tras el paso por el caballo. La cara alta en banderillas, dejó claramente ver cual sería para el último tercio, la condición del animal. Caballero en acto de buena fe, brindo al respetable. Este de Torrestrella, embistió de manera rebrincada en los primeros compases de la faena. Gonzalo, supo calibrar la distancia y la altura, para meter en cierto modo al animal en la muleta, pero sin brillantez ni eco en los tendidos. Voluntad puso el madrileño, pero…El torero madrileño pinchó en dos ocasiones y tuvo que hacer uso del descabello.

El tercero de la tarde, fue recibido con una ovación por la seriedad de su cara, y quizá también por la vistosidad de su pelaje. Negro burraco. Luis David, le ganó terreno toreando por verónicas, sacándoselo prácticamente al centro del ruedo. Tras el tercio de varas, el mediano de los Adame, calentó los tendidos con un vistoso quite por lopecinas. Este de Torrestrella, aún sin humillar en demasía, se desplazó y acudió rápido al cite de Luis David con la muleta, y de esta manera, el mexicano pudo estructurar una faena basada en el temple y en las buenas formas, administrado y dosificando los tiempos entre tanda y tanda. Los momentos más brillantes de la faena fueron por el pitón derecho. El más potable del animal. Cerró por bernadinas, una faena firmada con una estocada recibiendo.

Luis David, envolvió al sexto con el capote en saludo capotero por verónicas, desatando los olés en el tendido. Este último de Torrestrella, mostró de salida mejor condición que los cinco anteriores. Tras el primer encuentro con el penco, un quite por caleserinas calentó de nuevo al respetable. Y no cabe duda de lo buen capotero que es el mediano de los Adame. Destacable y merecida ovación para Oscar Bernal tras el tercio de varas. Tras el tercio de banderillas, Luis David brindó al respetable, señal inequívoca de dispersión. Este último de Torrestrella, también buscaba la hombrera del torero con la cara, a parte de quedarse corto en cada muletazo. Embestidas defensivas, y firmeza del mexicano ante un toro sin opciones. Circulares y cercanías, fueron el recurso para final una faena prolongada en el tiempo.

FICHA DEL FESTEJO:

Román. Ovación con saludos tras petición minoritaria y ovación

Gonzalo Caballero. Silencio y división de opiniones

Luis David. Oreja y ovación