Cuando no es, no lo es, y punto. Y hoy la materia prima y el protagonista principal, falló. Decepcionante corrida de Cuvillo por la ausencia estrepitosa de fuerza. Esto forma parte de la fiesta, aún con una ganadería bastante regular. Y hoy en Bilbao, cayeron todos en el bombo. La terna, intentó justificar su paso, y en cierto modo, lo justificó. Ponce y Roca Rey, los mejor parados en una tarde envuelta en pitos. Eso sí, la corrida impoluta de presentación, y seria por delante. Pero…Esto es así.

El primero de la tarde de Cuvillo, vio el pañuelo verde tras perder los cuartos delanteros durante el saludo capotero de Ponce. Tras la devolución, salió otro toro del hierro titular, evidenciando la falta de fuerza las telas de Enrique. Tras el encuentro con el caballo, el sobrero de quedó cogido con alfileres, y precisamente no de colores. Tras el tercio de banderillas, y el toro aún estando al límite de sus fuerzas, quiso coger la muleta de Ponce, pero…Ni el buen trato del torero de Chiva, hizo que el toro se sostuviese en pie. Enrique abrevió en la tercera tanda y cogió la espada para dejar una estocada entera algo trasera.

El cuarto de la tarde, con algo más de fuerza pero con menos clase, permitió el lucimiento de Ponce. Perdón, magisterio ante lo imposible. Tras un tercio de varas comedido y un tercio de banderillas sin exceso de capotazos, Enrique elaboró una faena «Made In Ponce» Lo brindó y sobó al Cuvillo al inicio de la faena, hasta meterlo en la muleta sin violentarlo. Toques suaves y la muleta siempre puesta con la diestra, enardecieron los tendidos. Y entre tanda y tanda toreando sin toro, y así  de este modo, dándole oxigeno al animal. Con la zurda, fue ponerle la muleta al animal en el hocico con ausencia de toques y…¡La plaza en pie! La locura colectiva llegó con la poncina, y sucesivamente con los doblones por bajo. Estocada trasera y golpes de descabello.

El segundo de la tarde, también salió de chiqueros cogido por alfileres. Lo evidenció en el saludo capotero de Manzanares, y así sucesivamente en los posteriores tercios. Varas y banderillas. El buen trato y la suavidad de José María, No maquilló la falta de fuelle del torol. La virtud del animal, fue querer coger la muleta y colocar la cara. Pero aquí para el lucimiento no es querer. Es poder. Dos tandas con la diestra y punto. Estocada casi entera.

El quinto de la tarde, también tuvo esa falta de fuerza al igual que el resto de sus hermanos. La suavidad de Manzanares con el capote y la muleta, no maquilló tampoco los defectos del animal. En varas, poco castigo, y en banderillas, ausencia de capotazos pero…La faena fue un querer y no poder por parte del alicantino, ante un toro cada vez más apagado. Intentos fallidos con leves pitos de fondo, fueron la tónica  y el devenir de la faena

El tercero de la tarde, también mostró de salida la evidente falta de fuerzas. En el caballo, el de Cuvillo fue señalado. Algo también común en los toros de Roca Rey. El peruano con la franela, trató al animal con suavidad y sin someterle en demasía. Tandas cortas sin bajar mucho la mano, fueron la estructura de la faena, pero…La importancia real la da la condición del toro, y este quiso cogerla por su fondo de casta, pero sin esa transmisión necesaria para trasladar la emoción al tendido. La emoción la puso el rey de la temporada, Andrés. Ni un «pero»  al torero por la despaciosidad y mimo realizando el toreo fundamental por ambas manos. Los olés en los tendidos, fueron la respuesta de un público rendido al temple de quién lleva el timón de la temporada. Pinchazo y estocada atravesada.

El sexto, salió embistiendo con violencia, y así acometió en el caballo, pero siendo síntoma de defensa. Ídem en banderillas. Andrés, aprovechó la inercia del animal, y comenzó la faena por estatuarios, provocando los olés en los tendidos. A partir de ahí, el toro buscó el abrigo de las tablas, y la disposición de Andrés, quedó anulada por la mala condición del toro. Estocada

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Bilbao, con los tendidos prácticamente llenos. Toros de Núñez del Cuvillo, faltos de fuerza. Sexto con muy mala condición.

Enrique Ponce. Silencio y fuerte ovación con saludos

Manzanares. Silencio

Roca Rey. Ovación